Limitan la atención domiciliaria

Los servicios de urgencia empezaron a prestarse sólo a niños y a mayores de 65 años
El vertiginoso aumento de consultas por síntomas gripales agravó el colapso de los servicios médicos: las 12.000 llamadas diarias que se están haciendo por afecciones respiratorias en la Capital y el Gran Buenos Aires obligaron a restringir la atención a domicilio sólo a menores de 5 años y a mayores de 65 con imposibilidad de movimiento.

La drástica medida fue tomada por las cámaras porteña y bonaerense del sector, que sirven al 90 por ciento de las obras sociales y a la mayoría de las empresas de medicina prepaga. Las pocas prestadoras que mantenían el servicio trabajaban con demoras de 24 horas.

En el sistema público de salud, como en la ex Casa Cuna o en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, los numerosos casos de gripe provocan demoras de hasta seis horas en la atención. Sus guardias se ven atestadas de gente, sobre todo, de niños en edad escolar.

En esos centros de salud se atienden entre 200 y 300 consultas diarias, confiaron los médicos a LA NACION. En tanto, las clínicas y sanatorios privados de la Capital y el conurbano, con una planificada estrategia de atención ante posibles casos de gripe A, separados de los pacientes afectados por gripe estacional, han sido los menos afectados por demoras o desbordes, según pudo comprobar LA NACION en una recorrida.

"Nuestra demanda de médicos domiciliarios no sólo es abrumadora; también ha sido inédita. Por eso debemos priorizar la atención de pacientes con mayor riesgo, en los casos de gripe, para poder brindar un servicio eficiente en otro tipo de urgencias", afirmó a LA NACION Carlos Chiarellli, asesor médico de la Cámara de Emergencias Médica de Capital Federal (Cemca).

Allí 200 telefonistas entrenados demandan a los pacientes que les describan los síntomas gripales y, si éstos no revisten mayor gravedad, "son derivados a un médico de cabecera o reciben atención médica telefónica", precisó Chiarelli. Aclaró que otras afecciones de emergencia son atendidas con normalidad y sin demoras.

En el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez la atención en una unidad móvil especialmente dispuesta para recibir pacientes sospechosos de haber contraído el virus de la influenza A continuaba ayer. Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina de ese hospital, señaló que, diariamente, atienden cerca de 70 chicos con síntomas sospechosos del virus H1N1 y otros 300 con síntomas de gripe estacional o bronquiolitis.

"Desde que apareció el brote llevamos contabilizadas alrededor de 1500 consultas y, ante el temor manifiesto de la gente, les alertamos a los pacientes que contraer el virus de la gripe A es similar a tener una gripe común", contó López a LA NACION.

Consultar para descartar

María Avila, madre de un niño de ocho años, no dudó en acercarse a la guardia del Gutiérrez para descartar que su hijo tuviera gripe A. "No estoy segura de que sea el virus, pero tengo miedo y necesito quedarme tranquila. Mi chico tuvo contacto con un compañerito contagiado", dijo.

También Karina Acosta y Leonardo Zapata concurrieron al hospital móvil para descartar la enfermedad. "Nosotros tuvimos contacto con nuestro sobrino, un bebe de dos meses, que, pobrecito, está internado por el virus. Venimos sólo por prevención", confiaron, con los ánimos templados.

El doctor López explicó que el grueso de las consultas son por gripe estacional, una afección común en esta época del año.

En la Maternidad Suizo Argentina hace semanas se dispuso de un sistema diferencial para atender casos sospechosos de gripe A. Pero allí son mayoritarias las consultas por gripe estacional.

Ayer, la guardia del Hospital Pedro de Elizalde se veía colapsada. "Hace cinco horas que estoy esperando que me atiendan. Mi hijo de dos años tiene fiebre y vómitos desde ayer a la noche", contó con preocupación Lucía Acevedo.

Una fuente del hospital dijo que al menos "200 chicos con gripe estacional se atienden por día" y que el colapso se debe "a la falta de médicos". Además, explicó que "es negativo que los chicos estén tanto tiempo en la guardia porque pueden contraer enfermedades de otros nichos".

Comentá la nota