Lima duró apenas 48 horas como asesora de Jaque

La ex directora general de Escuelas, Iris María Lima, que fue sostenida 19 meses en su cargo por Celso Jaque, tuvo un efímero paso como asesora de la Gobernación que duró sólo siete días, aunque nunca llegó a ejercer como tal.

Luego de que fue remplazada en su cargo el pasado 13 de julio, siete días después -el 20 de julio- fue nombrada como asesora, pero a las 48 horas -el 22- renunció a ese puesto por lo que cinco días más tarde -el 27- le fue aceptada su renuncia.

Así se desprende del decreto 1.658 publicado ayer en el Boletín Oficial de la Provincia, firmado por el Gobernador y por el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán. Cuando se conoció hace un mes la contratación nadie en el Ejecutivo dijo que ya había renunciado.

Es decir que Lima se alejó por completo del gobierno provincial el mismo día que su sucesor, Carlos López Puelles, asumió "en comisión". Ese día, en un intento por fundamentar que el título o la experiencia profesional pedagógica no son excluyentes para una buena gestión al frente de la DGE, Jaque pronunció una frase que -involuntariamente- dejó muy mal parada a la directora saliente.

"Yo hoy le comentaba a Tita que debe ser una de las pocas personas que estuvo al frente de la DGE que fue maestra rural, maestra urbana, vicedirectora, directora, supervisora, profesora de secundario y hasta de terciario y aún así (sólo) a veces se supo entender qué es lo que pasaba con la educación".

Quien resultó beneficiado por la frase -el hoy confirmado López Puelles- está preparando actualmente la presentación de un proyecto de ley Provincial de Educación que -se estima- ocurrirá dentro de los próximos quince días y contiene la eliminación del polimodal con una vuelta a la primaria de siete años y a la secundaria de cinco.

Si bien en la Casa de Gobierno han perdido fuerza las especulaciones sobre nuevos cambios de funcionarios en el gabinete, los movimientos del Gobernador han ido mostrando más confirmaciones que remplazos.

En sus intentos por recuperar el centro de la escena política -con una visita a la familia de la niña asesinada Micaela Reina y con su propuesta de discutir la castración química de los violadores- Jaque se ha ido presentando junto a colaboradores que parecen haber ido quedando ratificados en sus puestos.

En los últimos días apareció junto a Cazabán y a los ministros de Seguridad, Carlos Ciurca; de Gobierno, Mario Adaro, y aún de Salud, Sergio Saracco. No obstante, en este último ministerio se pueden producir modificaciones que -al parecer- están apuntando más a las segundas líneas que a las primeras.

El Gobernador debe decidir "entre los cargos oficiales y los cargos nobiliarios", dicen con cierta ironía en la Casa de Gobierno. Se espera que la próxima semana quede cerrado al menos uno de los sumarios vinculados con el funcionamiento de esa cartera y se estima que estas conclusiones pueden comenzar a producir definiciones.

Aunque en estos últimos días no hayan aparecido públicamente junto a Jaque, se descuenta que entre los funcionarios confirmados están los titulares de Producción, Raúl Mercau, y de la Dirección General de Escuelas, Carlos López Puelles. La reciente reaparición pública del secretario de Turismo, Luis Böhm, lo muestra en igual sentido.

También se esperan señales de continuidad en el inminente protagonismo que cobrará el titular de Hacienda, Adrián Cerroni, al abordar temas inevitables como los del Presupuesto 2010 y el endeudamiento provincial.

Por el momento, todo ratifica que el "relanzamiento" postelectoral de la gestión de Jaque está pasando por el intento de recuperar la iniciativa política, de cobrar protagonismo en temas de alto impacto entre los mendocinos (como mostrar cierta independencia del gobierno central y mucha preocupación por "enfrentar el delito") y -sobre todo- por encontrar una nueva lógica de funcionamiento para lograr una mejor relación interna dentro del PJ y externa con la oposición y los sectores sociales.

Comentá la nota