Lilita teje alianzas y sube el volumen

Carrió le dirá a la Justicia que Kirchner es el jefe de una banda integrada por De Vido, Jaime y Lázaro Báez. Mientras tanto, acelera el armado de un frente opositor con Binner y la UCR.
Elisa Carrió quiere llevar a Tribunales a Néstor Kirchner. La líder de la Coalición Cívica adelantó ayer que presentará en los próximos días una “denuncia penal” contra el presidente por considerarlo “jefe de una organización ilícita” destinada a malversar los fondos de las AFJP. La amenaza de Carrió se concretará si, como se presume, esta semana el Senado aprueba el proyecto que autoriza la estatización de la jubilación privada.

“Estamos en condiciones de presentar una denuncia penal por defraudación al Estado, evasión impositiva y asociación ilícita, poniendo como jefe de la asociación ilícita a Néstor Kirchner y como integrante a Julio De Vido, a Claudio Uberti (ex funcionario), a Ricardo Jaime (secretario de Transporte) y a Lázaro Báez, que es el testaferro de Kirchner”, afirmó en una entrevista que le concedió ayer por la mañana a Mariano Grondona en Radio 10.

La jefa de la Coalición Cívica denunció que “el objetivo del Gobierno es que apenas sea sancionada la ley, se largue un gran plan de obras públicas, comandado por Julio De Vido (el ministro de Planificación) y Néstor Kirchner, que en realidad es mandar el dinero de los jubilados de la ANSES y ahora de las AFJP, a una asociación ilícita”. Las declaraciones de Carrió se producen a horas apenas de que la dirigente opositora comience a hilvanar una alianza electoral a nivel nacional con la UCR, de Gerardo Morales, de cara a las elecciones legislativas de 2009. Carrió y Morales se reunirán mañana a la tarde en la sede del Comité Radical, en Alsina y Entre Ríos. Tanto uno como otro se han esmerado para constituirse como la expresión más clara de la oposición intransigente y antikirchnerista. La dirigente chaqueña estará acompañada por Patricia Bullrich, Margarita Stolbizer y Gerardo Conte Grand. El presidente del radicalismo la recibirá junto al diputado Ernesto Sanz, el diputado Oscar Aguad, Mario Negri y el ex ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra.

En las filas del radicalismo creen que el factotum del acuerdo es Raúl Alfonsín, quien aprovechó el acto de homenaje en el Luna Park para reclamar, por videoconferencia, el diálogo entre los sectores de la oposición.

Carrió confirmó ayer que se acerca a un pacto político para presentarse en los comicios del año próximo. Entre las figuras que conformarían el “acuerdo institucional” que pretende concretar la fundadora del ARI figuran, además de Morales, el ex intendente de Córdoba, Luis Juez, y el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner.

Tras la votación que aprobó en Diputados el proyecto que erradica a las administradoras de fondos de jubilación y pensión, la dirigente comprobó que sólo el radicalismo “moralista” converge siempre con las posturas de la Coalición Cívica en el Congreso. Los bloques del PRO también lo hacen, pero Carrió considera que no debe buscar una construcción junto al grupo de Mauricio Macri porque éste tiene fronteras porosas con el peronismo. Por eso, lo que más decepcionó a la líder opositora fue la decisión del socialismo –hasta la semana pasada, aliado de Carrió– de apoyar la iniciativa del gobierno nacional. Lilita le dijo a Grondona: “Tengo una pena profunda. Lo que es la ideología... Yo creo en la buena fe del socialismo. Yo sé de los dirigentes, pero sé que el disfraz ideológico puede cambiar la mirada”.

La construcción de Carrió necesita del radicalismo, y Morales es un aliado potencial en esa estrategia. Pero con un aditamento nada desdeñable. El senador jujeño es el abanderado del rechazo a Julio César Cleto Cobos en las filas de la UCR.

Comentá la nota