Lilita muestra su nuevo pragmatismo y ya no expresa hostilidad a Mauricio

La líder de la Coalición Cívica hizo un guiño a un posible acuerdo con el macrismo en la ciudad de Buenos Aires. Hay diálogos por el presupuesto y sintonía después de que se cancelara la ley del juego en el ámbito porteño.
“Ando muy flexible en Navidad”. Con esa repuesta la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dejó a entrever que está dispuesta a dejar de lado las diferencias con el PRO para pensar, de cara a las elecciones legislativas de 2009, una estrategia que incluya al espacio que encabeza el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri. Fuentes de ambos sectores confesaron ante Crítica de la Argentina que “es muy posible” llegar a un acuerdo que rija, aunque sea, en la ciudad de Buenos Aires. El propio Macri, en diálogo con este diario, al salir de la inauguración de dos nuevas estaciones de subte, le devolvió las gentilezas y sutilezas a Lilita. “Que me haga un buen regalo”, le pidió.

Carrió envió el cordial mensaje navideño en el marco de una entrevista en el programa Tres Poderes, que se emite por América TV. Allí, al ser consultada sobre un posible acercamiento con el macrismo, Carrió no se negó. De esta forma la chaqueña dejó atrás viejas definiciones en las que había descartado dialogar con el espacio conducido por Macri, como cuando definió al jefe de gobierno porteño y al ex presidente Eduardo Duhalde como los límites de cualquier armado opositor. El cambio, explicaron fuentes cercanas a la ex diputada, tiene que ver con que “Carrió tiene como objetivo que la alternativa opositora sea lo mas grande y fuerte posible”.

El nuevo escenario con Macri y Carrió del mismo lado sería por fuera de armado nacional que Carrió comenzó a tejer con el radicalismo que conduce Gerardo Morales y el socialismo de Rubén Giustiniani. Es que, para el socialismo, Macri es un verdadero límite. Por eso, cada vez que se mostraron los tres juntos ante la prensa se encargaron de señalar que no habría nuevos aliados. “Hasta acá llegamos”, repitieron casi a coro.

En de medio este coqueteo entre Carrió y Macri, ayer el bloque de legisladores porteños de la Ciudad tenía casi todo acordado con el PRO para apoyar el presupuesto que se votaría esta tarde en la Legislatura –el “buen regalo” que pidió Macri–. Carrió bajó la línea de que la Coalición estaría dispuesta a votar el presupuesto “si no contiene impuestos al consumo, y para garantizar la gobernabilidad”.

En la Ciudad de Buenos Aires hubo otro punto que suavizó el concepto de Carrió sobre Macri: el jefe de Gobierno porteño dio marcha atrás con el proyecto del juego en la Ciudad después de las denuncias sobre beneficios al empresario kirchnerista Cristóbal López.

Desde el PRO no descartaron la posibilidad de confluir en tiempo y espacio con el sector que dirige Carrió. “Tenemos una extraordinaria relación parlamentaria y estamos muy abiertos al diálogo. Todavía no hay acuerdo electorales, pero ésta es una hipótesis que se puede analizar”, lanzó el jefe de los diputados PRO, Federico Pinedo. El acercamiento entre estas dos fuerzas ya venía siendo promovido públicamente por la vicejefa de Gobierno de la Ciudad, Gabriela Michetti. Las puertas quedaron abiertas.

Última chance para el Presupuesto

La Legislatura porteña sesionará hoy a partir de las 11 para discutir el presupuesto de la ciudad de Buenos Aires. El PRO abrió ayer una negociación, principalmente con la Coalición Cívica, para conseguir el respaldo al cálculo de recursos y gastos que debe regir para 2009. La oposición reclama que se dejen de lado aumentos impositivos que impacten en el consumo.

Comentá la nota