Ligera mejora del desempleo en Estados Unidos: bajó al 10%

Era de 10,2% en octubre y cayó dos décimas en noviembre. Los analistas no esperaban esa mejora, por lo que hay algo más de optimismo. Obama pidió más colaboración al sector privado pues el Estado está muy limitado por el déficit fiscal.
Dentro de las malas cifras, algo bueno. La tasa de desocupación en la principal potencia económica del mundo bajó de 10,2 a 10% el mes pasado, una "moderación sustancial en la pérdida de empleos", lo definió la secretaria de Trabajo de Estados Unidos, Hilda Solís.

En noviembre, se perdieron igualmente 11.000 puestos de trabajo, pero el ritmo de destrucción de empleo aminoró e hizo caer la tasa general. La propia Solís recordó, al citar este dato, que en el mes de enero pasado, cuando comenzó mandato el presidente Barack Obama, se habían perdido más de 740.000 empleos.

Se cree que la peor recesión que ha tenido EE.UU. en más de medio siglo empezó a atenuarse, o mejor aún según algunos, que tocó fondo. Pero las cosas no están tan fáciles. El propio Obama dijo ayer: "Estoy abierto a cualquier idea demostrablemente buena... (para superar los problemas económicos y particularmente se refirió al desempleo). Pero tenemos que reconocer igualmente que nuestros recursos son limitados".

Uno de los puntos a los que aludía era al impresionante déficit presupuestario del país, por lo cual recalcó que el esfuerzo para recomponer la actividad económica recae en el sector privado.

El jefe de la Casa Blanca, en una visita al estado de Pensilvania, reconoció que los datos del empleo eran "una noticia modestamente alentadora".

Se trata, agregó, de "una buena noticia", pero admitió que "las buenas tendencias no sirven para pagar el alquiler" y que aún "queda mucho por hacer". El líder estadounidense habló también al inaugurar en su oficina un foro para la creación de empleo con la participación de empresarios de grandes y pequeñas compañías, académicos, sindicalistas y expertos financieros.

Los mercados reaccionaron con cautela. La Bolsa elevó su principal índice, el Dow Jones, en 0,2%, en línea con el cierre de mercados europeos, y el petróleo contrajo su precio en torno a 1%. El oro, que subió fuertemente en semanas previas, bajó ayer 4%. Según expertos, fue porque con el mejor clima (o menos malo) en el empleo, se cree que quizá la Reserva Federal suba un poco, aunque sea levemente, las tasas de interés, y éstas atraigan inversiones.

Más allá del dato de trabajo de ayer, desde que comenzó la recesión hace dos años, EE.UU. ha perdido unos 7,3 millones de puestos de trabajo, pero la ministra Solís sostuvo que el plan de reactivación promulgado en febrero "ha contribuido en la creación o protección de 1,5 millones de empleos".

A su vez, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, señaló. "Estas son las mejores cifras en 22 meses. La política económica está en la dirección correcta.

Los analistas esperaban que el índice de desempleo se mantuviera en 10,2%, el más alto en 26 años, y que la pérdida de empleos fuera de alrededor de 100.000. Pero fue mucho mejor.

El informe del Departamento de Trabajo mostró que el mes pasado aumentaron las horas trabajadas, se incrementó el empleo a tiempo parcial y un alto porcentaje de industrias contrató trabajadores. El aumento en las horas trabajadas es un indicio de que las empresas empiezan a aumentar su demanda de mano de obra y, a menudo, le sigue el incremento en la contratación. Y aunque en el sector fabril continuó la pérdida de empleos -41.000 en noviembre-, el incremento en la semana laboral del sector indicaría que pronto los dueños de las firmas manufactureras tendrán que contratar más empleados. La construcción también perdió el mes pasado 27.000 puestos de trabajo. Pero la destrucción de empleos en esos dos sectores fueron compensadas por los incrementos en el sector de la salud y la educación, y el aumento en el empleo temporal.

Con todo, el número de personas que estuvieron sin empleo por más de seis meses subió a 5,9 millones y representan el nivel sin precedentes del 38,3% de todos los desempleados.

Obama presentará el martes un plan para "resucitar"' la contratación empresarial. Según trascendió, serán proyectos de ley para elevar al Congreso sobre gastos extraordinarios para los estados con abultados déficit presupuestarios, incentivos monetarios al públicos para mejorar sus viviendas con materiales que ahorran energía, excenciones impositivas a pymes y obras de infraestructura, pero todo limitado por el rojo fiscal.

Comentá la nota