Ligan a la mafia rusa con el barco secuestrado

El Artic Sea habría desaparecido por una pelea de intereses entre facciones.
El misterio del barco Artic Sea, el carguero asaltado por piratas en el Canal de la Mancha y cuya suerte y la de sus 15 miembros de la tripulación se desconoce, se profundiza. El presidente ruso Dmitri Medvedev ordenó a la Armada de su país buscarlo intensamente. El gobierno ruso ha enviado barcos desde su flota en el Mar Negro hacia el Atlántico en su búsqueda.

Las autoridades de Malta sostienen que han perdido todo contacto con el barco, que navega bajo su bandera, pero saben que "se dirige hacia lo más profundo del Océano Atlántico".

¿Piratas en busca de un rescate o la mafia rusa, que se disfrazó de pirata, para saldar una disputa comercial? Nadie sabe exactamente cuál es la respuesta. Lo único cierto es que un grupo de hombres encapuchados, armados, asaltaron el barco cuando se adentraba en el Canal, el 24 de julio con un bote inflable de alta velocidad, a las 3 de la mañana, y se identificaron como policía antidroga. Ataron a la tripulación, a algunos les pegaron y abandonaron el barco 12 horas después, tras romper las radios, los celulares y un satelital.

Las autoridades marítimas internacionales continúan sin saber si el barco está en control de los piratas, después de que no llegó a destino en el puerto al norte de Argelia, a donde trasladaba madera desde Finlandia.

El barco tiene bandera maltesa, sus dueños son letones y está operado por Solchart Arkhangels, una compañía rusa. Por eso imaginan que este atípico acto de piratería en plenas aguas europeas puede estar vinculado a la mafia rusa y a algunos incidentes inquietantes de asaltos en el mar por bandas mafiosas, que en los últimos meses se produjeron en el Mar Mediterráneo con veleros y barcos de placer de millonarios. La empresa rusa se niega a comentar la desaparición.

"Esto no parece un acto de piratería estandar. Si así lo fuera, ¿dónde está el pedido de rescate?", se preguntó David Osler, editor del Lloyds List -un prestigioso periódico marítimo, con sede en Londres- y vinculó el episodio a la mafia rusa. También sugirió que pudo haber sido una operación de rescate de drogas, que salió mal y por eso los piratas se identificaron como policía antidroga.

Los expertos en seguros marítimos creen que puede tratarse de una disputa comercial o una pelea de intereses entre diferentes facciones de la mafia rusa.

La policía sueca dijo que ellos habían contactado a la tripulación del barco el 31 de julio, pero se negaron a dar detalles.

Los expertos martímos especulan con que el barco se dirige hacia la costa oeste de Africa, más allá de Nigeria, donde puede ser repintado y vendido y la tripulación abandonada en algún puerto.

Comentá la nota