La Liga Magario: clamor y presión desde el interior bonaerense

La Liga Magario: clamor y presión desde el interior bonaerense

Una veintena de intendentes empuja para que la matancera sea la candidata de unidad a la gobernación. Danza de nombres, silencio y doble comando en el distrito.

El nombre de la intendenta de La Matanza resuena entre la tropa de intendentes peronistas del interior bonaerense. “Verónica Magario”, dicen, sin vueltas, al momento de elegir entre la lista de candidatos que aparecen como posibles competidores de María Eugenia Vidal. El respaldo se replica entre algunos jefes del conurbano. El clamor de la Liga Magario –conformada por algo más de una veintena de jefes comunales- tiene fórmula completa: el ex ministro de Economía Axel Kicillof completa el binomio. Enfrenta, no obstante, dos primeros escollos a sortear: la indefinición de la matancera y el doble liderazgo en el pago chico.

“El candidato lo vamos a definir entre los intendentes y va a haber una lista única de unidad”, dijo hace unas semanas la intendenta de La Matanza, esquivando, una vez más, la definición de su candidatura.

La expresión de Magario es abrazada por los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires. Quieren evitar el escenario de 2015, cuando la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner habilitó la sangrienta interna y digitó las fórmulas que se cruzaron en las PASO.

En el ring de potenciales candidatos también se menciona al lomense Martín Insaurralde, al diputado nacional Axel Kicillof, al intendente de San Antonio de Areco, Francisco Durañona, y al senador Sergio Berni. Algunos han expresado su intención, otros son azuzados por colegas y dirigentes del peronismo.

En el último grupo aparece la matancera. “Los que más posibilidades tienen son Verónica Magario - Axel Kicillof o Axel Kicillof - Verónica Magario. Cualquiera de los dos. Son los candidatos naturales de la provincia de Buenos Aires y hay que apuntalar y sostener esa propuesta”, dijo a Letra P el intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera.

Idéntica receta mencionó el intendente de 25 de Mayo, Hernán Ralinqueo. “Verónica Magario - Axel Kicillof, ésa es mi fórmula. No sé si la comparte el resto de los compañeros, pero para mí ésa es la fórmula”, dijo a este portal el jefe comunal y, recordando el escenario 2015, apuntó a trabajar por la unidad: “Lo que está claro es que no hay que permitir internas en la provincia de Buenos Aires. Luego elegiremos por consenso. Con las encuestas en la mano veremos quiénes pueden crecer más y cómo podemos ganar la provincia, clave a nivel nacional”.

Ralinqueo enumeró las razones de su elección. Destacó que Magario encabeza un municipio con diversas problemáticas y que entiende lo social. “Hemos trabajado mucho con ella desde la FAM (Federación Argentina de Municipios). Hay una afinidad por conocimiento, un contacto permanente”, remarcó.

El veinticinqueño afirmó que esa posición es compartida por un importante número de jefes comunales. Y destaca que, junto a la matancera, trabajaron mucho. “Se viene reuniendo con los intendentes del interior hace mucho tiempo”, dijo.

Para el intendente de Laprida, Alfredo Fisher, la matancera es la que “reúne las condiciones para representar la unidad”. “Y tiene la ventaja del género para competir con la gobernadora Vidal. Es mi preferencia dentro del esquema de unidad”, dijo.

Aseguró, además, que son “unos cuantos” los jefes comunales del interior que la prefieren. Y destacó otra “virtud” de la eventual candidata, clave para los meses de campaña que se avecinan: su “capacidad de enfrentarse al aparato mediático y político de la gobernadora”. “Es una pieza de unidad del peronismo y con capacidad de conducir la provincia”, agregó el representante de la Sexta sección electoral bonaerense.

El respaldo de los caciques del interior no es menor ni arbitraria. El grupo se afianzó en diciembre de 2017, cuando fracasó en su intento de frenar en la Legislatura bonaerense el Presupuesto y el endeudamiento para 2018. A partir de aquel momento, sus miembros comenzaron a reunirse para avanzar con reclamos conjuntos ante el Gobierno bonaerense y diagramar propuestas alternativas.

La organización de este espacio apuntó a funcionar de forma autónoma y a diferenciarse del perfil que, en ese momento, mostraban Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan Pablo De Jesús (Partido de la Costa) y Hugo Corvatta (Saavedra), quienes inmediatamente después de la última elección se ubicaron como dialoguistas y posibilitaron el avance del paquete de leyes enviados por el Ejecutivo.

“Desde la aprobación del presupuesto provincial 2018, con el que no coincidimos, un grupo de intendentes del interior nos sentamos en un lugar bien opositor. Esa coincidencia ha derivado en la construcción de un bloque de trabajo de unos 14, 15 intendentes del interior. Allí casi todos coincidimos que la compañera Verónica Magario reúne las condiciones para ser la candidata”, remarcó Fisher. Y agregó: “Hay intendentes del conurbano que patrocinan esta línea”.

Según supo Letra P, de las reuniones para posicionar a la matancera también participaron los intendentes Ariel Sujarchuk (Escobar), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Mario Secco (Ensenada) y Jorge Ferraresi (Avellaneda). Este último, fue uno de los primeros en respaldar públicamente a Magario. “A mí me gusta Verónica”, dijo en octubre del año pasado en una entrevista en Radio Del Plata.

Como entre la tropa que clama por la candidatura de Insaurralde, la indefinición de la presidenta de la FAM genera incertidumbre entre sus pares. “El problema es que ella no lo dice y así es difícil posicionarla”, razona un dirigente peronista. No desconoce, claro, que no depende solamente de la matancera sino de un acuerdo más estructural del peronismo que involucra a la ex presidenta.

El doble liderazgo en La Matanza también dificulta el proceso de instalación pretendido por la liga de Magario. El distrito, una joya electoral por el caudal de votos que aporta, “tiene dos posibles candidatos para la gobernación: un hombre y una mujer”. La frase cobra mayor relevancia porque quien la pronunció fue la propia Magario. Fue en febrero, durante una visita a Villa Gesell en la que estuvo acompañada por su predecesor Fernando Espinoza.

El diputado nacional es, junto a la jefa comunal, el principal referente de La Matanza y uno de los dueños de los votos peronistas en ese distrito. El doble comando en la conducción del escenario local y las aspiraciones del ex presidente del PJ hacen mella en las pretensiones de ungir a la intendenta como la candidata a disputarle el sillón a Vidal. A Vidal o a quien la suplante si es que el oficialismo pone en marcha el Plan V.

Coment� la nota