Lifschitz se sumó a los palos contra Reutemann

El Intendente de Rosario aseguró que el Lole representa una versión "remozada" del peronismo de los 90 y que su candidatura para 2011 "no cambia en nada" el escenario para el socialismo.
En el Socialismo hacen cola para pegarle a Carlos Reutemann después de que el senador nacional abrió la puerta a ser candidato presidencial. El intendente de Rosario, Miguel Lifschitz, afirmó que su aparición de cara a 2011 "no cambia en nada" el escenario del socialismo provincial para octubre de este año (elecciones legislativas) y aseguró que el ex piloto representa una versión "remozada" del peronismo de los años 90.

Lifschitz resaltó en una entrevista a DyN la "proyección nacional" que tendrá el gobernador Hermes Binner para 2011 y afirmó que sería "un orgullo" tener un presidente socialista. Lo propio había dicho el viernes Rubén Giustiniani, a quien después Binner elogió y dijo que el senador del PS le ganará al Lole en un posible escenario de octubre.

Por su parte, este sábado Lifschitz aseguró: "Van a ser elecciones con un fuerte tinte provincial de acuerdo a la realidad del escenario político de cada una, no son todas iguales. Es difícil hacer una mirada nacional. En Santa Fe está bastante claro el escenario: por un lado el justicialismo, tendrá que definir sus candidatos aunque todo indica que va a ser Reutemann, y el Frente Cívico y Social, nucleado alrededor del socialismo y la UCR que va a concurrir con Giustiniani, con una gran fortaleza política porque va a ser impulsada por el gobernador Binner. Es uno de los distritos donde la situación está más clara".

Antes de viajar a Salta, donde se sumó al campamento de jóvenes socialistas en el que ya se hicieron presentes Hermes Binner y Rubén Giustiniani, Lifschitz dijo también que la proyección de Reutemann para el 2011 "no nos cambia en nada el escenario, ya sabíamos que iba a ser candidato a senador desde antes. Sus aspiraciones son un problema del justicialismo, no cambia en absoluto el escenario. La verdad que todos sabemos que el PJ tiene distintas fracciones y algunas representan el peronismo de los 90, y ahora aparece remozado con una nueva impronta, pero son los mismos nombres que jugaron un papel importante en la década pasada".

"El peronismo provincial está abroquelado en una posición de confrontación con el gobierno de Binner. Es la primera vez que les toca ser oposición, y es muy dura; pero son las reglas del juego", agregó a DyN.

Comentá la nota