Lifschitz sigue la tradición

El intendente volvió a sorprender ayer con una declaración pública. Aunque aseguró que aún no sabe si será candidato a gobernador en 2011 para suceder a Binner, aclaró que hay un impulso "casi natural" para serlo.
Miguel Lisfchitz volvió a sorprender ayer con una declaración pública sobre sus aspiraciones políticas para 2011. La tercera en una semana. "La historia me condena. Todos los intendentes de Rosario, desde 1983 hasta la actualidad, han sido candidatos a gobernador", dijo el socialista. Una confesión que ratificó el deseo de suceder a Hermes Binner dentro de dos años, pero que también dejó en falsa escuadra a los dirigentes de su propio partido, que horas antes habían descartado el apuro de Lisfchitz por anotarse en la carrera a la Casa Gris. Incluso, ayer a la mañana en Santa Fe, el presidente del PS, Rubén Giustiniani, había relativizado la intención de Lisfchitz de postularse como candidato a gobernador de la provincia dos años y medio antes de que Binner termine su mandato, sin saber que a esa misma hora en Rosairo, el intendente decía otra cosa.

La saga comenzó el domingo, cuando Lifschitz ratificó su apuesta para ir por la Gobernación, en 2011. "Por supuesto", contestó cuando le preguntaron sobre su interés en disputar la sucesión de Binner. "Ese año habrá tareas y responsabilidades muy importantes para todos los dirigentes del socialismo, y seguramente me tocará desempeñar alguna de ellas", dijo.

Sin embargo, el jueves el Lifschitz le bajó el tono a lo que había dicho el domingo. "No me desvela ser gobernador, no es un tema que esté dentro de mi preocupación hoy. Me parece que no es un tiempo de candidaturas de nada, más cuando recién termina las elecciones nacionales. La gente nos pide que nos ocupemos de otros temas más urgentes. Seguramente de acá a un año y medio será una cuestión de debate dentro del Frente Progresista y ahí se verá", especuló.

Las dos declaraciones de Lisfchitz impactaron en la Casa Gris, pero entre una y otra el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti, se quedó con la segunda. "Miguel nunca lanzó su candidatura a gobernador", dijo en un programa de TV, sin ocultar su molestia. Y agregó: "Con Miguel nos vemos todas las semanas y este tema lo conversamos siempre en el marco institucional del partido. Miguel nunca lanzó su candidatura a gobernador. Falta mucho tiempo y creo que los socialistas nos merecemos, primero, debatirlo en el interior del partido, después, hay que charlarlo dentro del Frente Progresista",

Ayer, el presidente del Partido Socialista, Rubén Giustiniani, hizo lo mismo que Bonfatti, le bajó el tono a la aspiraciones de Lisfchitz "¿Qué opina de lo que dijo el intendente de Rosario, que quiere ser candidato a gobernador?", le preguntaron ayer en una conferencia de prensa en Santa Fe.

No. Me parece que el mismo relativizó la primera declaración. Me quedo con la segunda, que es lo que estamos diciendo todos. Y lo decimos porque lo sentimos así, que ya vendrá el tiempo (de definir candidaturas). Recién salimos de una elección (la del 28 de junio), estamos en el medio de otra (la de mañana) y el 27 de setiembre tenemos la tercera. Falta mucho para el año 2011, entonces ahora lo fundamental es hablar sobre los temas que le preocupan a la gente contestó Giustinani, sin saber que a esa misma hora, en Rosario, el intendente decía otra cosa.

Lifschitz aseguró que aún no sabe si será candidato a gobernador en 2011 para suceder a Binner, pero aclaró que hay un impulso "casi natural" para serlo: "La historia me condena, porque objetativamente si uno mira para atrás todos los intendentes de Rosario, desde el '83 en adelante han sido candidatos a gobernador. Algunos lo lograron, como Hermes (Binner). Y otros no (como Horacio Usandizaga, dos veces, y Héctor Cavallero), pero, en definitiva, todos lo intentaron. Parece una cosa bastante natural. Pero no es la única posibilidad ni para mí ni para el Frente Progresista que puede elegir otros candidatos. Lo seguiremos charlando", dijo en un programa de Canal 3

Comentá la nota