Lifschitz propone un debate tras la tormenta y el PJ pide explicaciones

A una semana de la fuerte tormenta que causó 8 muertos, unos 50 heridos y cuantiosos daños materiales, la Municipalidad prepara una reunión multisectorial para evaluar lo actuado y articular medidas destinadas a evitar los inconvenientes que demoraron la asistencia social a los damnificados por el fenómeno meteorológico. En tanto, las autoridades de la departamental Rosario del Partido Justicialista (PJ) solicitarán formalmente hoy al intendente Miguel Lifschitz que identifique a aquellos que presuntamente actuaron con un interés político durante la emergencia.
Paralelamente, y mientras continuaba la entrega de ayuda en algunos puntos de Rosario, se registraron nuevos piquetes en la avenida de Circunvalación y España, Sorrento y la Travesía, y Seguí y Juan Manuel de Rosas, entre otros puntos, en reclamo de chapas, tirantes y ropa. Lo mismo ocurrió por problemas con la luz, al igual que en Pérez.

El propio Lifschitz adelantó la convocatoria multisectorial al repasar lo ocurrido días atrás en la ciudad y luego de aludir, en un entrevista exclusiva publicada por La Capital el domingo último, a grupos ligados al peronismo y a la izquierda que supuestamente intentaron sacar provecho político de la crisis.

Discusión. "Llamaremos a todos los actores de las áreas provinciales, municipales, concejales y referentes de organizaciones para analizar en conjunto y en forma autocrítica lo que hizo cada uno para resolver la emergencia lo más rápido posible y sacar conclusiones para actuar a futuro de manera articulada y eludir problemas innecesarios que terminan complicando la ayuda", señaló Lifschitz en declaraciones a LT8.

Si bien no identificó a los responsables, el jefe del Palacio de los Leones volvió a diferenciar determinadas actitudes por parte de las organizaciones en procura de la ansiada asistencia y "otros grupos que actuaron con claros fines políticos".

Respecto de la valuación de los perjuicios provocados por la tormenta, el intendente especuló con "entre 10 y 15 millones de pesos".

En Buenos Aires 711 dieron cuenta de la intención de concretar la convocatoria mañana o el jueves próximo, al tiempo que este diario confirmaba que el PJ rosarino solicitará a Lifschitz que identifique a los partícipes de los piquetes con supuestos intereses ajenos a las demandas sociales.

También enfatizaron el interés de consolidar, además del análisis con todas las áreas de los gobiernos provincial y municipal y las prestadoras de servicios involucradas con las tareas de normalización de la ciudad, un espacio colectivo junto a referentes de los sectores más castigados.

Por lo pronto, desde algunas organizaciones como Libres del Sur y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) parecieron saludar la iniciativa de la Municipalidad a fin de abordar las variadas demandas.

Prudencia. Recién llegado de su visita oficial a México, el gobernador Hermes Binner adhirió a la hipótesis del Palacio de los Leones.

Pero el titular de la Casa Gris fue cauto: pese a mencionar, en declaraciones a Canal 3, que se vieron vehículos de similares características repartiendo neumáticos (para quemar) en distintos sectores de la ciudad, no identificó a posibles responsables.

Previamente, el secretario de Promoción Social municipal, Fernando Asegurado, había insistido, como hecho llamativo, en los cortes de calle que se registraron "el martes, a menos de 24 horas de la tormenta".

A su vez, el secretario de Gobierno municipal, Horacio Ghirardi, prefirió señalar a pequeños grupos con poca representatividad política.

"No quiero hablar de peronismo", aclaró el funcionario, que de todos modos consideró "no muy feliz el comunicado crítico emitido por el PJ provincial justo en un momento en que se necesita apoyo".

No obstante, distintas organizaciones adjudicaron los piquetes a la falta de solución de "problemas de fondo", como la pobreza crónica y el déficit habitacional.

Comentá la nota