Lifschitz espera que oficialismo y oposición lleguen a “algún tipo de acuerdo”

El intendente de la ciudad de Rosario fue consultado esta mañana sobre las disputas desatadas en la Legislatura provincial entre el oficialismo y la oposición en torno a dos temas de importancia trascendental para Santa Fe: la reforma de la Constitución y los cambios tributarios que el gobernador Binner propuso.

En la mañana de hoy el intendente de la sureña ciudad de Rosario, Miguel Lifschitz, fue consultado sobre los numerosos enfrentamientos detectados entre el oficialismo provincial y una oposición que parece no acostumbrarse a la idea de que no está más al frente del Ejecutivo. Según dijo el jefe de una de las localidades más importantes de la provincia, “el diálogo nunca se corta”, aunque reconoció que hay oportunidades en las que “va más rápido y hay veces en que hay más dificultades”.

En el mismo sentido, el socialista aseguró que “tal como está planteada la realidad, surgen consensos y disensos” entre las fuerzas oficialistas y opositoras y más aún cuando se trata de debatir temas tan sensibles como lo son las reformas tributaria y de la Constitución provincial.

En particular sobre ambos temas, Lifschitz aseveró que “son temas estructurales relacionados con la mejor distribución de las cargas y un reconocimiento de la necesidad de cubrir el déficit de Municipios”. Para el mandatario “esto no fue entendido por los senadores justicialistas y lo mismo pasó con la Reforma Constitucional”.

No obstante insistió en la necesidad de “debatir ciertos temas para el bien de la ciudadanía” por lo que no ocultó su aspiración de “arribar a algún tipo de acuerdo en esos temas que son fundamentales para los Municipios y destrabarían iniciativas importantes para todos”.

En cuanto a la situación económica de la Municipalidad de Rosario, el intendente destacó que están “equilibrados pero ajustados”. Si bien confirmó que “esto no es de ahora, sino de hace varios años” dejó en claro que se debe a “la concentración de recursos que impactó en las finanzas de la provincia y, como último escalón, en los Municipios”.

Empero, Lifschitz diferenció su realidad de la que se vive en Comunas que “están bastante complicadas” debido a que “desde principios de año nosotros venimos recortando gastos, provocando ajustes, etc. pero no sabemos qué va a ocurrir el año próximo cuando, evidentemente, la crisis económica impacte”.

“Hoy por hoy estamos en una situación equilibrada pero uno siempre quiere hacer más cosas, atender mejor la demanda, y esto es lo que se hace difícil” detalló al tiempo que no ocultó que su administración aún espera un fuerte cimbronazo debido a la crisis económica internacional que golpea a todos los países del mundo.

Comentá la nota