Lifschitz ve "difícil" la alianza del socialismo con Carrió

El intendente Miguel Lifschitz calificó de "positivas" las medidas adoptadas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para enfrentar la crisis internacional y consideró que será muy difícil que puedan confluir el Partido Socialista con la Coalición Cívica que conduce Elisa Carrio, si es que la dirigente se acerca a Mauricio Macri.
"Evidentemente, el 2008 fue atípico, por lo que creo que al gobierno nacional se le abre este año la oportunidad de recuperar la iniciativa con políticas que tengan que ver la reactivación de la economía y la atención de la situación social", aseveró Lifschitz.

Consideró como "positivo" el paquete de medidas que impulsó el gobierno nacional para afrontar el impacto de la crisis y evaluó que a esas políticas deberían sumarse otras "para lograr el objetivo de reactivar la economía y atender la cuestión social".

El jefe comunal negó diferencias con el gobernador Hermes Binner, aunque admitió que "los resultados palpables" de la gestión tardarán dado que "lleva tiempo el proceso de encarar una administración tras 24 años de continuidad del justicialismo, con profundos cambios estructurales en cada una de las áreas del gobierno".

Además, anticipó que el socialismo planteó la estrategia de "priorizar las realidades especiales de cada provincia" a la hora de conformar coaliciones de cara a las elecciones legislativas de este año y remarcó la necesidad de fortalecer el Frente Progresista.

"Este frente va a ser la herramienta que nos va a permitir un triunfo en las legislativas del 2009", señaló y precisó que en Santa Fe "existe una excelente relación" con la dirigencia de la fuerza que conduce Elisa Carrió.

Sin embargo, la firmeza que mostró el dirigente rosarino a la hora de analizar las perspectivas electorales en Santa Fe, pareció desaparecer al ser consultado sobre las probables alianzas que podría entablar el PS para sumar bancas. "A ese nivel, evidentemente las connotaciones son distintas porque se está jugando las candidaturas presidenciales al 2011, más que el 2009", advirtió.

El socialista consideró que "todos los dirigentes pueden buscar los marcos de acercamiento que consideren más convenientes, pero desde nuestra perspectiva cualquier tipo de coalición electoral debe ser pensada en el largo plazo", expresó al ser consultado acerca de las conversaciones entre Carrió y el macrismo,

"No se trata de ganar una elección solamente, sino que se trata de construir una alternativa política con perspectiva a futuro y con capacidad de gestión y de gobierno y no quisiéramos repetir experiencias que han sido traumáticas en los últimos años", puntualizó.

Y fue más allá en su rechazo a compartir un espacio electoral con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, al sostener que "la realidad es que el programa del socialismo y del PRO son distintos y tenemos enfoques y posicionamientos ideológicos distintos".

Por último, admitió que lo seduce la posibilidad de una candidatura a gobernador en 2011, pese a que intentó disimularlo al decir que "hay otros dirigentes en el socialismo y en el Frente Progresista que también podrían aspirar a ese espacio".

Comentá la nota