Lifschitz arengó a la muchachada

El intendente hizo una pequeña puesta en escena para despedir a salientes secretarios y para presentar a los nuevos funcionarios. El 2010 requerirá, dijo, "mayor creatividad, diálogo y esfuerzo de todas las áreas".
Miguel Lifschitz aprovechó ayer la renovación de la mitad del gabinete municipal para relanzar su segunda gestión con un claro mensaje a sus funcionarios: "Hay que profundizar las políticas sociales, la modernización del Estado y ampliar las bases de participación ciudadana", los arengó el jefe comunal quien advirtió además que 2010 será un año "con restricciones económicas y conflictos", escenario, que para el intendente requerirá de "mayor creatividad, diálogo y esfuerzo de todas las áreas". Pese a las dificultades financieras Lifschitz pronosticó meses de "continuidad en las transformaciones de la ciudad". En ese sentido el jefe comunal reconoció que las grandes obras públicas en Rosario son financiadas por el gobierno nacional como planteó el lunes en Sportivo América el diputado Néstor Kirchner. "Es verdad lo que dijo el ex Presidente. No podría ser de otra manera porque hoy la Nación se queda con todos los recursos del país", señaló en un abierto reclamo de mayor federalismo en el reparto de fondos. Tal como se especulaba, Fernando Asegurado es el nuevo secretario de Gobierno.

En plena medida de fuerza municipal, la intendencia hizo una pequeña puesta en escena para despedir a salientes secretarios y para presentar en sociedad a los nuevos funcionarios. El acto fue en el auditorio del Banco Municipal, colmado de familiares, segundas y terceras líneas y militantes del socialismo y la Unión Cívica Radical.

Lifschitz comenzó por las despedidas. Agradeció a Horacio Ghirardi, su mano derecha en gran parte de los seis años al frente de la municipalidad que acaba de desembarcar en la Secretaría de Seguridad provincial y a Clara García que lo acompañó en Servicios Públicos y luego en Producción, antes de asumir como concejala. También hizo lo propio con la ex subsecretaria general María Pía Zelayeta.

De inmediato mencionó uno a uno los nuevos cargos y competencias:

* Coordinación General de Gabinete: "Un cargo que recuperamos tras la vacante que dejó años atrás Angel D'Ambrosio por problemas de salud para articular las distintas áreas municipales y estar en contacto con la provincia y la Nación", fundamentó el intendente. Su flamante titular es el ingeniero José León Garibay.

* Secretaría de Gobierno: Desembarca el hasta ayer titular de Promoción Social, Fernando Asegurado. "El funcionario sobre el cual todos pensaban que tenía que estar allí", lo elogió Lifschitz para después destacar que es un área "conflictiva que requiere de mucho diálogo". Será secundado por el ex concejal socialista Miguel Pedrana.

* Subsecretaría de Prevención y Seguridad Ciudadana: "Muchos nos decían que no nos metiéramos en un tema de competencia provincial, donde son más los riesgos que los potenciales beneficios. Pero los problemas de la gente son nuestros problemas", justificó el jefe comunal. Su responsable será el médico veterinario Luis Baita.

* Secretaría General: "Tengo por esta repartición especial afecto ya que la ocupé durante un tiempo. Es la encargada de coordinar los esfuerzos entre los distritos y potenciar el Presupuesto Participativo", enumeró. Su flamante encargado es Jorge Elder. Será secundado por Laura Alfonso.

* Promoción Social: "Una secretaría con variedad de competencia y amplios contactos con diversos actores". Asumió allí el histórico Raúl Capilla. Y en el segundo lugar del organigrama la ex titular del Area de la Niñez, la psicóloga Andrea Travaini.

* Producción: "Un área estratégica para fomentar la actividad económica y la generación de empleo que dirigirá el radical Sebastián Chale, lo que demuestra que el Frente Progresista está vigente".

Lifschitz, que había comenzado su discurso repasando los 26 años de democracia en la Argentina y las dos décadas de gobiernos socialistas al frente de la municipalidad de Rosario, las gestiones de sus antecesores y "la continuidad de las políticas de Estado"; para el final dejó la arenga a su remozado equipo de colaboradores.

"El año próximo será de restricciones económicas y seguramente habrá conflictos", pronosticó, tras lo cual instó a los funcionarios a "profundizar las políticas sociales, la modernización del Estado y la participación ciudadana. El 2010, año del Bicentenario tiene que ser en Rosario, más allá de los actos protocolares, el año de la participación de los ciudadanos", vaticinó el intendente.

Tras replicar los dichos de Kirchner sobre la obra pública financiada por la Nación, remató: "En tiempos de tanta demagogia, de doble discurso, de confrontación y egoísmo, nuestro propuesta es de responsabilidad, transparencia y buena fe".

Comentá la nota