Líderes de todo el mundo prometen más de u$s 4.000 millones para reconstruir Gaza

Líderes de todo el mundo prometen más de u$s 4.000 millones para reconstruir Gaza
Líderes de todo el mundo reunidos en una conferencia de donantes en el balneario egipcio de Sharm el Sheij prometieron miles de millones de dólares en ayuda para reconstruir la Franja de Gaza, tras la ofensiva militar israelí que dejó destruida esa región palestina.
El ministro de Exteriores egipcio, Ahmed Abul Gheit, anunció tras el cierre de la conferencia que las donaciones anunciadas se elevan hasta los 4.480 millones de dólares, un monto sustancialmente mayor que los 2.800 millones de pedidos por el presidente palestino, Mahmud Abbas, antes del encuentro.

Sumados a la ayuda ofrecida en las últimas semanas, el monto de ayuda total que ofrecerá la comunidad internacional a la Franja de Gaza en los próximos dos años alcanzará los 5.200 millones de dólares. "Las donaciones superaron nuestras expectativas", añadió el ministro.

Entre las principales donaciones prometidas se encuentran las de los países del golfo Pérsico, que reunieron 1.600 millones de dólares entre Arabia Saudí, Kuwait y Qatar, las de Estados Unidos (900 millones de dólares) y la Comisión Europea (553 millones).

"Lo que nos da miedo es que los israelíes simplemente destruyan lo que reconstruimos, como hicieron tantas veces antes", declaró el secretario general de la Liga Árabe, Amr Mussa.

"La situación actual es resultado del descuido y el incumplimiento de la Convención de Ginebra por parte de Israel", continuó.

En el discurso inaugural, el presidente egipcio y anfitrión del encuentro, Hosni Mubarak, advirtió ante los delegados de más de 70 países donantes que "la situación en Cercano Oriente corre un riesgo de explotar mayor que nunca antes".

El mandatario reclamó por ello a Estados Unidos "concretar el movimiento del Cuarteto (para Cercano Oriente) hacia la paz" e instó al nuevo gobierno israelí a "responder de forma positiva a la iniciativa de paz árabe".

Mubarak destacó además la necesidad de crear un mecanismo de recepción y distribución de la ayuda que cuente "con la confianza de los donantes internacionales".

La propuesta fue luego retomada por la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, que recalcó que Washington creará garantías para asegurarse de que la ayuda por 900 millones de dólares que dará su país será usada "sólo por aquellos y para aquello" a lo que está destinada.

La funcionaria reflejó así la inquietud estadounidense por el riesgo de que sus fondos se desvíen al grupo radical islamista Hamas, que controla la Franja de Gaza y que Washington considera una organización terrorista.

Clinton urgió a Hamas a "romper el ciclo de rechazo y resistencia", porque ésa es "la única forma de convertir esta crisis en una oportunidad" para crear un Estado palestino "en paz con sus vecinos y responsable ante su pueblo".

La conferencia no contó con representantes de Hamas, que después de reunirse el jueves con delegados del grupo rival Al Fatah, del presidente Abbas, llegaron a un principio para formar un gobierno de unidad nacional.

El propio Abbas señaló hoy que los "palestinos no tienen otra opción que la de ponerse de acuerdo y reconciliarse". En su discurso ante la conferencia de donantes, el mandatario advirtió: "Nuestros esfuerzos de reconstrucción se verán amenazadas si no hay una solución política".

Diversos líderes insistieron también en reclamar la apertura de fronteras en la Franja de Gaza, un primer paso clave para comenzar la reconstrucción del territorio y allanar el camino hacia un acuerdo de paz duradero.

"La situación en los pasos fronterizos es intolerable", criticó el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon: "Los cooperantes no tienen acceso. No pueden entrar bienes esenciales (...) No hay cemento ni acero para construir viviendas o refugios".

En el mismo sentido se manifestó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, según el cual "Gaza no puede seguir siendo una prisión al aire libre". El mandatario matizó sin embargo que "la apertura de este territorio debe ser paralela al cierre de los túneles" usados para contrabandear armas y mercancías desde Egipto hacia la Franja.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, insistió en la urgencia de lograr un acuerdo de paz y advirtió que el conflicto en Cercano Oriente "no es un problema regional, sino un problema global".

Antes de partir de Egipto, el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, declaró a dpa que la conferencia había ofrecido una clara señal del compromiso del mundo con la reconstrucción de Gaza. "Tenemos la esperanza de que lo que ahora se reconstruya no volverá a ser destruido", añadió.

Los 22 días de ofensiva militar israelí en Gaza dejaron más de 1.300 palestinos muertos entre diciembre y enero, además de miles de viviendas y edificios destruidos.

Comentá la nota