Los líderes regionales del PJ evitaron la hecatombe.

Si bien la lista de Unión por Córdoba liderada por Eduardo Mondino y Francisco Fortuna debió conformarse con un tercer puesto, este magro resultado electoral es adjudicable en casi su totalidad al fracaso en la ciudad Capital, donde apenas se obtuvo el 18% de los votos. En el interior el oficialismo provincial se impuso en 17 de los 25 departamentos, gracias al gran trabajo proselitista que desarrollaron numerosos intendentes y legisladores departamentales.
En la victoria de Calamuchita fue clave la tarea de los intendentes de Embalse (Federico Alesandri) y Santa Rosa de Calamuchita (Claudio Chavero) y del legislador Carlos Alesandri. En el departamento Colón sólo se salvó de la pesada cruz de la derrota con un importante éxito a nivel local Juan Echepare en La Calera.

En Cruz del Eje ratificaron con creces sus roles de caudillos regionales el legislador José Monier y el intendente cruzdelejeño Mario Blanco. Para las victorias justicialistas en Pocho y Minas fueron claves los trabajos de los jefes comunales de Salsacate (Julio Papell) y San Carlos Minas (Miriam Cuenca), junto al de los respectivos legisladores departamentales.

La sorpresiva victoria de la dupla Mondino-Fortuna en San Javier puede adjudicarse casi con exclusividad al intenso trabajo y buena imagen del ministro de Salud Oscar González, junto a la tarea de algunos intendentes como Gabriel Rébola (Villa Las Rosas).

En Río Cuarto, el mayor mérito recayó en la figura del ministro de Agricultura Carlos Gutiérrez, al que apoyaron la mayoría de los intendentes de la zona (Alcira Gigena, Elena, Coronel Moldes, Sampacho o Adelia María entre otros). Finalmente en Juárez Celman, el triunfo puede adjudicarse en parte al esfuerzo del legislador departamental Norberto Podverisch y a la tarea territorial del titular del Ersep y ex intendente de General Cabrera Rody Guerreyro. En el sudeste provincial se produjeron dos contundentes triunfos justicialistas en los departamentos Marcos Juárez y Unión. En la primera de esas jurisdicciones gravitaron de manera clara los intendentes de Marcos Juárez (Eduardo Avalle), Corral de Bustos (Héctor Pagani), Arias (Juan Cortese), Los Surgentes (Eduardo Buttarelli) y Monte Buey (Frabrizio Motta) junto al ministro de Solidaridad Juan Carlos Massei.

En tanto en Unión fueron vitales los aportes de la intendenta de Bell Ville, Carmen Ceballos, de su esposo Domingo Carbonetti y del legislador Nelson Ipérico, junto al esfuerzo de los jefes comunales que gobiernan las pequeñas municipalidades de la zona.

En San Justo, el PJ se impuso en la mayor parte de los circuitos a partir del trabajo y buena imagen de la legisladora provincial Evelina Feraudo, del secretario de Gobierno de la Provincia, Fenando Coiset, y de intendentes de peso como Martín Llaryora (San Francisco) o Germán Pratto (Morteros).

Finalmente en el norte provincial deben destacarse las victorias logradas por el peronismo en Río Seco, Ischilín, Sobremonte, Totoral y Tulumba. Como solitario triunfador en Río Segundo quedó el intendente de Oncativo, Osvaldo Vottero. Por contrapartida los resultados negativos del domingo constituyeron fuertes golpes para importantes líderes regionales del PJ como el ministro de Gobierno, Carlos Caserio (salió tercero en su departamento Punilla), o el presidente provisorio de la Legislatura Francisco Fortuna (fue segundo en Río II).

Comentá la nota