El líder supremo iraní volvió a defender el resultado electoral

El líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, advirtió a la oposición de nuevos disturbios provocadores y rechazó la supuesta interferencia extranjera tras los comicios presidenciales del 12 de junio.
"Nuestros sabios deberían tener cuidado sobre lo que dicen y lo que no dicen", dijo Jamenei en un encuentro con funcionarios del Estado emitido por la televisión oficial.

"Puede haber diferentes gustos políticos en Irán pero cuando la gente se dé cuenta de que la enemistad es con el sistema, entonces tomará distancia", añadió el líder supremo, que tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado.

Aunque no lo mencionó directamente, su alocución se refería aparentemente al sermón durante la oración del viernes del ex presidente Akbar Hashemi Rafsanyani, que calificó los eventos recientes en torno al supuesto fraude electoral de "crisis".

"Decir cosas equivocadas y no decir otras podría llevar a la perdición", añadió el ayatolá sin dar más detalles.

La oposición iraní en torno a Rafsanyani, el candidato derrotado el 12 de junio Mir Hossein Mussavi y el ex presidente Mohammed Jatami, que no reconocen la reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, provocó tensión en las últimas semanas.

"Distorsionar la seguridad del país es uno de los mayores objetivos", dijo Jamenei, en referencia a quienes apoyaron al movimiento opositor que el pasado viernes volvió a salir a la calle y a gritar consignas contra el presidente.

Jamenei advirtió también a la oposición que el mundo occidental abusará de las protestas contra la República Islámica y aprovechará para provocar más disturbios. "Los enemigos no deben ser infravalorados y aunque prometen no interferir, siguen haciéndolo de forma vergonzosa", añadió.

En su opinión, Occidente está utilizando los medios de comunicación para interferir en el país. Irán prohibió a los medios extranjeros cubrir directamente las protestas y sólo les permite hacerlo desde sus oficinas.

Comentá la nota