Un líder provocador que se consolidó desafiando a Estados Unidos e Israel.

Ahmadinejad es un ultraconservador de 52 años que dirige a Irán desde 2005.
En el paso del pueblo a la capital, la familia del presidente de Irán cambió su nombre. En busca de una mejor posición económica dejaron atrás penurias y el apellido Saborjhian para usar el de Ahmadinejad, "el que busca el camino virtuoso".

Mahmud Ahmadinejad, el hijo del herrero nacido en 1956 en Garmsar, transitó casi como un desconocido ese camino hasta que en el año 2002 fue elegido intendente de Teherán hasta dar, tres años más tarde, un gigantesco salto de votos de la primera a la segunda vuelta y transformarse así en el presidente iraní.

Hombre de campera casi permanente y tics de líder populista -él mismo se define en su blog como mardomyar, o "el amigo del pueblo"-, el líder ultraconservador se transformó en un político creado a imagen y semejanza de lo que George W.Bush necesitaba a la cabeza de uno de los tres países integrantes de lo que, en 2002, bautizó como el "Eje del Mal". Esa liga formada por Corea del Norte, Irán e Irak y que le permitió desatar -con torturas incluidas- "su" guerra contra el terror en el mundo.

Muchas veces el discurso "antiimperialista" del primer presidente civil en los últimos 25 años de la revolución iraní llevó al límite esa relación con EE.UU. y el resto de Occidente. En el frente interno, en nombre del Islam, se ocupó de borrar las medidas tomadas por sus antecesores moderados y logró, así, que en su país viva un grave recorte de las libertades.

Washington le marcó el paso con denuncias por el avance en el programa nuclear. Ahmadinejad le contestó con frases en las que negó el Holocausto y otras en las que aseguró que Israel debía ser borrado del mapa. En búsqueda de aliados estrechó las relaciones con el venezolano Hugo Chávez y, en 2008, dijo tener una alianza "incondicional" con el presidente boliviano Evo Morales.

De su pasado, Ahmadinejad trae un título de ingeniero civil. De su paso como alcalde de la capital iraní es recordado por la clausura de restaurantes de comida rápida; por la imposición a los empleados de llevar barbas y camisas de manga larga y por haber desmantelado la primera campaña publicitaria desde la revolución de 1979 que mostraba la imagen de un occidental :el futbolista David Beckham.

En el 2007, en la Universidad de Columbia de Nueva York, lo acusaron de homofóbico cuando dijo que en su país "no hay homosexuales como acá. Allá no existe ese fenómeno". Aunque no recordó que en Irán la homosexualidad es castigada con pena de muerte.

Casado, de la vida privada de Ahmadinejad se conocen poco: sólo los datos que lo presentan como un hombre de vida sencilla. En su blog cuenta que se alistó en la Guardia Revolucionaria tras ser uno de los fundadores de la junta estudiantil que tomó la embajada de EE.UU. en 1979. Pero pese a que algunos testigos aseguran que lo vieron en la toma de 444 días, él niega que su "camino virtuoso" lo haya llevado por ahí.

Comentá la nota