Un líder, un clásico y la pasión del Sur

Un líder, un clásico y la pasión del Sur
Lanús, que le lleva un punto de ventaja a Vélez, jugará a las 16.10 con Banfield, en el estadio del Taladro; una prueba decisiva en la lucha por el título
Hay más efervescencia que nunca. De un lado y del otro, divididos por apenas unas pocas cuadras. El clásico lo toma a Lanús en plena lucha por el título y eso lo vuelve más atrapante. Banfield, agazapado, se interpone en busca de una zancadilla que frene la carrera del vecino. Con el folklore de siempre, con el sentido de pertenencia que genera el barrio, los colores, el encuentro se disputará hoy, a las 16.10, en el estadio del Taladro. Están a unos pasos, pero casi ni se miran. Si lo hacen, es apenas de reojo.

Lanús, que capturó la vanguardia tras la victoria frente a Rosario Central por 2-1, el viernes pasado, como local, y que le sacó un punto de ventaja a Vélez, recuperó varias piezas. Jadson Viera, Rodolfo Graieb -restablecidos de sus lesiones- y Maximiliano Velázquez, que cumplió una fecha de suspensión, reemplazarán a Iván Macalik, Carlos Arce y Maximiliano Lugo. Diego Lagos sustituirá a Diego Valeri, descartado por un esguince en la rodilla derecha, y Diego González entrará por Sebastián Salomón, suspendido.

"No es una presión extra jugar con Banfield en este momento, en el que estamos punteros. Es muy lindo. Vamos a hacer el juego de siempre. No tenemos que cambiar nada por más que se trate del clásico. Estos partidos hay que ganarlos de cualquier manera. No importa cómo", comentó Rodolfo Graieb. Lanús tendrá otra particularidad: el arquero Carlos Bossio cumplirá hoy 200 partidos con la camiseta granate.

En Banfield aún dura la bronca por la incorrecta expulsión del goleador Santiago Silva en el 1-1 frente a Newell´s, el sábado pasado, en Rosario. El árbitro Carlos Maglio le mostró al uruguayo la segunda amarilla por simular, cuando en realidad debió haber sancionado penal en favor del Taladro. Jerónimo Barrales, por otra parte, ocupará el lugar de Silva.

"Me imagino la cancha llena. Ojalá que al final del partido podamos festejar con los hinchas. Lanús es un partido especial. No se puede perder. Todos lo entendemos así. Hace mucho que se viene hablando de este partido y no podemos fallar", manifestó Barrales.

Se espera una multitud con el cotillón y las bromas de siempre. La seguridad (ver aparte) también estará en foco. La gente de Lanús tendrá 3800 lugares. Agotadas las 3400 populares, sólo quedan algunas de las 400 plateas reservadas para los visitantes. Que no se dude: la fiesta ya empezó a palpitarse. El clásico del Sur está en marcha. Los matices también aparecen, como el título de Lanús en el Apertura 07, o la goleada de Banfield por 5 a 0, en el Clausura 08, en el mismo estadio de los granates .

También habrá que ponerle atención a la presencia de José Sand, artillero de Lanús, acostumbrado a convertirles goles a sus ex equipos. La gente de Banfield, en el que jugó en 2005, siempre le recrimina su pase a los granates .

El Sur se detendrá durante 90 minutos. Todo lo dominarán Banfield y Lanús, cada uno con sus obligaciones.

Informe: Juan Manuel Raimundo

* Una celosa vigilancia en Peña y Arenales

El Coprosede anunció las medidas de seguridad para Banfield-Lanús: habrá 530 efectivos, se harán test de alcoholemia y se averiguarán antecedentes con el sistema Morpho Touch.

Comentá la nota