Licitarán la continuación del Camino del Buen Ayre

El Gobierno dispuso que en el nuevo tramo también se pague peaje
El Gobierno desempolvó un viejo proyecto vial: construir un tercer anillo alrededor de la Capital Federal, que será la continuación del actual Camino del Buen Ayre y que conectará esa vía con la autopista Buenos Aires-La Plata. La novedad que se confirmó es que la nueva obra de infraestructura será concesionada y se explotará bajo el sistema de peajes.

Mediante el decreto 156, publicado ayer, el Gobierno dispuso "la construcción, mantenimiento, administración y explotación del tercer anillo a la Capital Federal, que se sumará a la avenida General Paz y al Camino de Cintura", y que ahora tendrá una extensión total de 117 kilómetros.

El proyecto era uno de los tantos que enumeró la presidenta Cristina Kirchner cuando anunció, a fines de noviembre, un ambicioso plan de obras públicas con una inversión de alrededor de 71.000 millones de pesos.

La norma prevé que sea el Ministerio de Planificación Federal, que conduce Julio De Vido, el que llame a licitación para adjudicar la construcción y la explotación de la obra.

El tercer anillo es un viejo proyecto que, en septiembre de 2005, presentó un grupo privado al entonces presidente Néstor Kirchner. El plan había sido confeccionado por una unión de empresas integrada por Canadian Highways International, SDG International y la constructora local Perales Aguiar, y estimaba una inversión total de 853,6 millones de pesos, que iba a ser financiada por un grupo de bancos extranjeros.

Iniciativa privada

Los inversores intentaron colar la obra en el régimen de iniciativa privada, un sistema que otorga algunos beneficios a quien presentó el proyecto. Pero nada de eso sucedió. Con el proyecto en la mano, el Gobierno tenía 90 días para declarar la obra "de interés público", y entonces sí llamar a licitación. Pasaron tres años y seis meses, hubo silencio oficial, el financiamiento se cayó y la posibilidad de la construcción se desvaneció.

Ayer, dos consultores en temas viales que hablaron con LA NACION consideraban que la licitación que arrancó no se realizará bajo el régimen de iniciativa privada. "Ya está en marcha un proceso licitatorio normal, por lo tanto es de esperar que los fondos para la construcción los aporte el Tesoro", dijo uno de ellos.

La obra permitirá conectar los municipios bonaerenses de San Isidro, General San Martín, Tres de Febrero, Hurlingham, Ituzaingó, Merlo, La Matanza, Ezeiza, Presidente Perón, San Vicente, Florencio Varela, Berazategui, La Plata y Ensenada. Actualmente ya están construidos 23 kilómetros que conforman el Camino del Buen Ayre, y que une los accesos Norte y Oeste. Con la nueva obra se sumarán 94 kilómetros, que llevarán la autopista hasta las cercanías de La Plata.

El Camino del Buen Ayre era una autopista provincial, pero el 14 de marzo de 2006 el gobierno bonaerense transfirió el bien a la Nación. El proyecto prevé un sistema de peajes mediante el cual cada vehículo que ingrese a la autopista recibirá un ticket, que presentará al salir del corredor para pagar en función de los kilómetros efectivamente recorridos.

Comentá la nota