Licitar con apoyo de la Nación

La falta de obras de fondo para solucionar los inconvenientes que cada año hay en el servicio eléctrico fue uno de los principales cuestionamientos que tuvo el Gobierno en las últimas semanas, cuando la prestación estuvo al borde del colapso. Es que algunas de ellas son anunciadas hace años, sin que se hayan llevado a la práctica, y, en cambio, se priorizó infraestructura no esencial como el estadio de fútbol.

Más allá de los problemas para conseguir los fondos, que en el Presupuesto del año están atados a los préstamos que la Provincia tiene planeado tomar, subsiten los engorrosos trámites burocráticos que las obras energéticas demandan, y que demoran mucho la construcción.

Por caso, sólo para obtener un "certificado de necesidad y conveniencia" expedido por el ENRE nacional, es preciso una audiencia pública cuya realización puede demorar varios meses.

Es por eso que los técnicos oficiales están buscando alternativas para acelerar las tareas.

El subsecretario de Servicios Públicos, Rafael Assante, informó que días atrás estuvo en Buenos Aires, en donde realizó contactos con miras a que la Nación licite la línea eléctrica de alta tensión entre San Martín y la Capital, que será pagada por la Provincia.

De esta manera, se acortarían los tiempos previstos para la ejecución de los trabajos.

Para esta obra, el Gobierno tiene un presupuesto de 20 millones de pesos, siempre y cuando consiga financiamiento externo, a los que se suman otros 8 millones para la estación transformadora de Valle Viejo. Previamente, se hizo una fuerte inversión en cables y otros elementos.

Comentá la nota