Licitan la villa que se hizo con el dique Cuesta del Viento

Después de más de 20 años de su construcción, llegó la hora de la Villa Cuesta del Viento, en Rodeo: La semana que viene el complejo de 34 cabañas construidas junto con el dique, será licitado para su explotación turística, según informó ayer el secretario de Turismo de la Provincia, Dante Elizondo.
"Está todo listo para llamar a la licitación de la villa la semana que viene; todo el predio será concesionado para su explotación por 20 años con opción a 5 años más", dijo el funcionario. El día exacto será fijado en función a la agenda del gobernador.

La licitación no tendrá un presupuesto base, y tal como se hizo con otras propiedades de la provincia (como el ex hotel Nogaró), saldrá sin cifra oficial de inversión y su explotación será adjudicada a la empresa que realice la mejor inversión y el mejor proyecto, en el menor tiempo.

Elizondo dijo que calculan que en el lugar habrá que hacer una inversión no menor a los $1,5 millones, pero que el pliego no tiene base para que se presenten muchos proyectos. Lo que si se estableció en esta licitación es que la firma adjudicataria deberá pagar un canon de 4.000 pesos mensuales al gobierno.

La inversión deberá incluir la reparación de cañerías, tendido eléctrico e iluminación, arreglo edilicio, compra de mobiliario, forestación y la construcción de un balneario en el perilago del dique.

"He recibido a muchos inversores interesados en esta villa, por eso creemos que la convocatoria será un éxito", dijo el funcionario.

El complejo, también conocido como la Villa Paolini -ya que la constructora del dique era la firma Paolini-, fue construido para ser base de operaciones de la obra del dique Cuesta del Viento, con miras darle después un destino turístico (ver aparte). De hecho en la década del '90 y principios de 2000 fue explotada por distinta gente.

El conjunto arquitectónico está integrado por 34 cabañas de 2 y 3 dormitorios y un edificio anexo con 15 habitaciones dobles que sumarán alrededor de 200 plazas a la oferta hotelera de la región. Pero el predio estuvo varios años sin mejoras, por lo que necesitará una inversión importante para ponerla a punto.

"La meta es esto genere una mayor actividad económica en la zona y mejoras para la calidad de vida de la gente", señaló Elizondo.

La villa tiene una hermosa vista al lago y varias hectáreas de perilago para explotar.

El Gobierno de la provincia decidió concesionar el complejo en el 2005, junto con Agua Hedionda, en Jáchal. Pero recién el año pasado la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad el pliego de licitación de la villa iglesiana.

Comentá la nota