Licitan el mantenimiento de calles de tierra de la capital

Viña (FR) dice que inventan un negocio para favorecer a particulares. Berarducci, secretario de Gobierno, defendió el proceso y resaltó que el municipio continúa con las obras por administración.
En la intendencia de la capital hay cinco licitaciones en marcha. Se trata de distintos ítems que van desde la semaforización con cámaras de circuito cerrado de televisión, pasando por la recuperación del alumbrado público hasta la compra de cemento asfáltico.

Pero una de esos cinco procesos licitatorios llamó la atención de la oposición: la convocatoria a oferentes para la prestación del servicio de mantenimiento de calzadas de tierra.

El concejal Claudio Viña (FR) puso énfasis en sus críticas a esta licitación. Calificó la iniciativa como "un nuevo negocio que inventa el Departamento Ejecutivo para favorecer a particulares". Y cuestionó que, mientras la Municipalidad tiene más de 10.000 empleados, ahora se decida contratar una empresa privada para que se ocupe del mantenimiento.

"Más allá de lo insólito del servicio requerido, surgen varios interrogantes en esta dudosa licitación. ¿Cómo se controlará la realización de un trabajo de esta naturaleza en épocas de lluvias? Después de una tormenta, ni Mandrake podrá demostrar que en una calle de tierra se efectuó el enripiado", ironizó el republicano.

"¿Por qué en los pliegos se aclara que la licitación, curiosamente, se regirá por la ordenanza de contabilidad (570/80), en lugar de incluirla, como corresponde, en el marco de la Ley de Obras Públicas (5.854)?", insistió el titular de la convención de FR.

Precisamente, Viña dijo que este cambio permitirá que los oferentes no estén obligados a inscribirse en el registro de proveedores del Estado ni tengan que presentar certificado de habilitación ni de capacidad de contratación. "Esta observación debió haberse realizado desde la Contaduría General de la Municipalidad, donde su titular (por Patricia Beltrán de Salido) sigue fuera del cargo luego de la purga de auditores aplicada en junio pasado -precisó-. Ahora esa oficina de control no objeta ningún tipo de contratación por más insólita que parezca", denunció.

El concejal bussista remarcó que le parece increíble que en un momento de crisis y de necesidad de reducción del gasto público, desde la Municipalidad se adopte esta decisión. "Siguen inventando negocios para empresas privadas. Y en la mayoría de los casos, son las mismas firmas las que siempre resultan adjudicatarias", resaltó.

Viña aclaró que el mantenimiento de las calles es esencial, pero aseveró que esa tarea puede y debe llevar a cabo la Dirección de Obras Públicas del municipio.

Sin pavimento

Tras las críticas del concejal Viña, LA GACETA consultó al secretario de Gobierno del municipio, Walter Berarducci. "Quien cuestiona con esos fundamentos desconoce la realidad del municipio. La ciudad hoy, después de todo lo que venimos haciendo, todavía tiene unas 4.000 cuadras sin pavimento, ni cordón cuneta", afirmó.

El funcionario resaltó que esa cifra es significativa y que afecta especialmente a la mayoría de las arterias de acceso a los barrios del Sur y del Este de la capital, por donde circulan ómnibus. Berarducci explicó que para esta licitación el presupuesto es de $ 1,2 millón y servirá para proveer de materiales y de mano de obra, incluida las maquinarias. "Obviamente, la Municipalidad también está abocada a esas tareas, pero se requiere de terceros, porque su capacidad operativa resulta insuficiente. No se reemplaza la tarea municipal, sino que se coordinan acciones para obtener un resultado más efectivo", señaló.

El titular de la cartera política remarcó que el hecho de llamar a una licitación no implica que se anulen las obras por administración. "Nada más alejado de la realidad. Hay que ver cómo trabaja la cantera del municipio. En cinco años se hicieron más de 2 millones de metros cuadrados de pavimento, pero eso no alcanza para contar con una red vial en los barrios en perfectas condiciones", aseveró.

Comentá la nota