Dos licitaciones que abrió Amaya quedaron nulas

Se hará un nuevo llamado por las líneas 10 y 12.

Al intendente Amaya no le gustó la manera en la que se desarrolló el proceso, admitió una alta fuente del municipio.

En menos de tres meses, el intendencia de la capital anuló dos licitaciones públicas que había convocado por separado. Este tipo de mecanismos provoca tropiezos en la administración de Domingo Amaya, a causa de las acusaciones cruzadas que surgen entre los grupos empresariales en pugna.

El primer llamado a licitación que quedó trunco fue convocado a fines de agosto y estaba en juego el mantenimiento del alumbrado público en la ciudad. Había comenzado mal por las denuncias sobre supuestas irregularidades. Avanzó con dificultades; después llegó a los tribunales y, al final, terminó cayéndose todo el trámite.

En aquel llamado, que tenía un presupuesto millonario, competían la empresa Lesko, oriunda de Buenos Aires, y la Unión Transitoria de Empresas (UTE de Tucumán) denominada Construcciones Eléctricas (CESA). Después de tantos vaivenes, finalmente, Amaya firmó el decreto 3.664 en el que estableció el cierre definitivo de esa convocatoria.

Ahora, la intendencia enfrenta un nuevo traspié. En este caso, la licitación para la concesión del servicio de dos líneas de ómnibus urbanas (10 y 12). Al igual que lo ocurrido con el alumbrado público, esta vez, el jefe municipal podría realizar un nuevo llamado a licitación pública con la elaboración de nuevos pliegos.

La comisión de preadjudicación firmó un dictamen que aconseja al intendente declarar la nulidad de la licitación. El jueves a la tarde, firmaron ese documento dos funcionarios del gabinete de Amaya. Se trata del secretario de Gobierno, Walter Berarducci y el fiscal municipal, Hernán José Colombres. En tanto, que el concejal José Fermín Miranda (PJ), tercer integrante de ese órgano, estampó su rúbrica el viernes.

Disgusto oficial

Según pudo constatar LA GACETA por medio de una alta fuente del gabinete municipal, Amaya firmará el decreto de nulidad de la licitación en esta semana. “Al intendente no le gustó la manera en que se desarrolló el proceso de selección, con el cruce de acusaciones entre los grupos empresariales”, confió un funcionario que pidió reserva de su identidad.

Esa línea podría seguir la argumentación oficial para justificar la caída del proceso licitatorio. Mientras tanto, la mayoría de los involucrados optó por el silencio, al menos por ahora.

Comentá la nota