Los libros para el primario y el secundario aumentaron un 20%

En algunos casos las escuelas piden hasta siete libros, principalmente en el nivel medio. Los padres optan por consultar primero por los textos usados ya que incluso las fotocopias están más caras.
Los libros de texto constituyen un material de apoyo fundamental para todos los niveles de enseñanza. Este año, los padres que tienen hijos en el nivel primario y secundario se encontrarán con que estos materiales aumentaron entre un 20 y un 25 por ciento con respecto al año pasado.

Las distintas librerías consultadas afirman que el costo promedio de los libros es de 35 pesos y los más solicitados por las escuelas cuestan alrededor de 50 pesos. “En general los libros han aumentado un 25 por ciento, algunos un 5 por ciento, los que menos se usan. Los que más se piden alcanzan los 50 pesos, tanto para el primario como para el secundario. Además, no se pueden hacer ofertas porque las bonificaciones son mínimas”, señaló Esther de Lema, de Lema Libros. Los comerciantes indicaron que no hay grandes diferencias entre los distintos locales de venta porque los precios son fijados por las editoriales.

Los empresarios del rubro indicaron que las escuelas privadas piden a sus alumnos más libros que las públicas. “En el primario los padres compran más los libros porque la mayoría son en colores y en este caso hay mucha diferencia con las fotocopias”, señaló Lema. A su vez, en el nivel secundario se utilizan más manuales de estudio, ya que en esa etapa se dictan más materias. También reconocen que, debido a que en algunos casos suelen necesitar entre seis y ocho libros, los estudiantes se reúnen para estudiar o recurren a las fotocopias.

Según Daniel Bucciarelli, de Librería Superior, el aumento de los libros de texto va de un 15 a un 20 por ciento. Consideró que el gasto que deben afrontar los padres parece excesivo porque debe hacerse de una vez, pero que, si es prorrateado por mes, el costo no es tanto. “Los libros son muy importantes para la educación, el dinero que se gasta en libros no es un gasto sino una inversión”, expresó el comerciante.

Uno de los libros más costosos, y que también han aumentado, resultan los de inglés. Para esta asignatura los docentes suelen pedir dos textos, uno a color que es de lectura y cuesta alrededor de 50 pesos y el otro blanco y negro que es el de actividades, cuyo valor ronda los 30 pesos, según indicó Nora Sánchez de Risatti, de la librería Blackpool. Además, la comerciante señaló: “Los profesores necesitan, por una cuestión didáctica, que los alumnos tengan el libro de color para aprender el idioma, pero al que contiene las actividades la mayoría le hace fotocopia. Son pocos los que compran los dos”.

Segunda mano

Debido al costo que han alcanzado los libros escolares, muchos padres comienzan a buscar precios en los locales de venta de textos usados. “La gente viene primero acá a buscar los libros y después consultan por los nuevos”, comentó Olivia Toya, de la librería Gente que lee.

Los libros usados cuestan entre un 40 y un 50 por ciento menos que los nuevos, dependiendo del estado en el cual se encuentren. Al respecto, Toya explicó que estos textos son muy accesibles porque sus dueños no intentan ganar dinero sino que sólo quieren venderlos para tener una ayuda para comprar los libros nuevos.

El costo de estos ejemplares de segunda mano es de alrededor de veinte pesos. “Hace ya dos semanas que tenemos consultas, los padres están muy interesados en estos libros porque les cuesta mucho comprar los nuevos”, señaló Susana Alasia, de la casa de libros usados La botica de María Marta.

Los padres, ante la necesidad de costear los libros nuevos, ofrecen a las casas de compra y venta hasta textos fotocopiados el ciclo lectivo anterior. “No son muchas las fotocopias que recibimos porque en general no son de muy buena calidad, pero algunas tenemos, sobre todo de algunos libros que cuesta conseguir”, consideró Toya.

Aumento generalizado

Los comerciantes indicaron que la totalidad de los libros ha sufrido un incremento que ronda el 25 por ciento, pero, por ejemplo, en el caso de la literatura hay más amplitud de oferta.

En las casas de libros usados, donde también se ofrecen otros libros además de los de texto, consideran que también han sufrido aumentos, incluso los saldos que les llegan de las editoriales. “Estábamos acostumbrados a que los libros usados se mantuvieran en el mismo precio a veces durante años, sobre todo los de autores clásicos como Gabriel García Márquez o Julio Cortázar, pero este año se están modificando los precios”, señaló Toya.

El referente en materia educativa y ex ministro de Educación Daniel Filmus, consideró en una entrevista: "El libro es un elemento decisivo, imprescindible e irreemplazable para la educación de los niños y el trabajo de los docentes". Sin embargo, el acceso a estos materiales de estudio es cada vez más complicado.

Comentá la nota