En librerías aseguran que la venta de útiles fue normal, pero podría bajar la de los textos.

En librerías aseguran que la venta de útiles fue normal, pero podría bajar la de los textos.
Ayer se vio un importante flujo de clientes en los comercios céntricos más reconocidos del rubro. Luego de las primeras compras, ahora se venden los artículos específicos que pide cada docente, como hojas para dibujo, carpetas de otros tamaños o elementos de escritura.
Comerciantes dijeron que los precios no subieron demasiado y que algunos casi no variaron. Los padres hicieron notar que “un peso en un producto, más otros centavos en otro” suman un presupuesto importante al final. En los colegios se entregan esta semana las listas de textos, cuyos costos varían según el comercio.

Iniciada la segunda semana de clases, los padres de alumnos de todos los niveles vuelven a las librerías, esta vez con las listas de productos más específicos que cada docente pide. La semana pasada se hicieron las primeras compras, y según los comerciantes, tuvo índices normales respecto del año pasado, principalmente porque son productos básicos que “sí o sí” van a utilizar los estudiantes y porque los precios no variaron demasiado.

De todos modos, dijeron que los primeros días de marzo fueron sólo una continuación del movimiento comercial del ramo, que se inició con anterioridad en comparación al año pasado. En 2008, los padres ingresaron a las librerías en febrero, y este año ya comenzaron a equipar a sus hijos desde enero e incluso diciembre, con los primeros productos que fueron llegando.

Al estar en curso la segunda semana, los pedidos serán también los textos escolares, tanto primarios como secundarios, que los comercios están recibiendo por estas horas, según pudo saberse al visitar uno de los locales.

En este caso sí se presume que los costos serán notoriamente superiores al año pasado, independientemente de que se trate de un texto de primaria o secundaria. Los colegios están pasando las listas desde ayer y en los hogares nuevamente comienzan a hacer cálculos, aunque en algunos casos ya se decidió que sus chicos saquen fotocopias o recurran a algún compañero. De hecho, los textos figuraron entre algunos de los productos que los formoseños no comprarían como antes para hacer frente a la crisis y, puntualmente, al tarifazo eléctrico, tal como publicó La Mañana en su edición de ayer.

Variaciones

En un local, señalaron que esta variación de precio de los productos básicos fue de aproximadamente entre un 10 y 15 por ciento, aunque depende de qué artículo se esté hablando.

En otro comercio contaron que, por ejemplo, las carpetas negras comunes siguen costando poco más de 3 pesos, como en 2008, y que pese a la crisis salieron mucho las que tienen a los personajes más conocidos de la televisión, con un costo mayor. Una del Hombre Araña o las Princesas de Disney rondan los 12 a 15 pesos, al igual que las de los equipos de fútbol, y una con cierre puede llegar a más de 30 pesos. La caja de repuestos Rivadavia por 480 hojas cuesta alrededor de 31 pesos, una diferencia escasa respecto de 2008, según una comerciante.

“Nosotros somos librería todo el año, no como supermercados u otros comercios que en esta época ofrecen artículos del ramo y después no. Por eso nuestras ventas siempre son normales”, dijo a La Mañana la propietaria de una tradicional librería céntrica.

Desde el comercio lindante mostraron, por su parte, que “los estantes están casi vacíos, y es casi la tercera tanda de artículos que traemos. Los aumentos de precios fueron de uno o dos pesos en algunas cosas y centavos en otras, y la gente compró normalmente”, dijo una de las encargadas de atención al público de un local ubicado en la avenida 25 de Mayo.

Quienes tienen hijos en edad escolar -sobre todo los que tienen más de uno- buscaron alternativas para economizar. Dijeron que “unos pesos de aumento en una cosa y centavos en otro producto suman” un costo alto para enviar un chico a estudiar, y trataron de aprovechar viajes a Alberdi y ofertas en el “Mercadito”, donde aún pueden verse, por ejemplo, mochilas medianas con personajes infantiles reconocidos a 20, 35 y 45 pesos, según la calidad del producto.

Cuando finalice la presente semana, los índices de venta de los textos terminarán de redondear los costos totales que una familia invirtió por chico que va a la escuela, al mismo tiempo que determinará el éxito comercial o no de las librerías capitalinas.

Lista

El mes pasado, La Mañana elaboró una lista de precios de los útiles básicos que cada chico necesitaría para iniciar el año escolar. Este relevamiento arrojó que para un alumno de primaria había que gastar 200 pesos como mínimo y 400 pesos para uno de secundaria, incluida la indumentaria, según la calidad.

En cuando a los elementos para el aula, las librerías mostraron los siguientes precios: los locales del rubro librería consultados manejan los siguientes precios: cuadernos de 190 hojas tapa dura desde 14 y hasta 18 pesos, de 98 hojas 10 pesos, mochilas desde 18 pesos y hasta poco más de 100, carpeta de dibujo entre 6,40 y 7,40 pesos, regla $0,75, birome desde $0,40 hasta 3 pesos, lápiz negro desde 0,20 y hasta 2,50, lápices de colores por 12 unidades desde 5,70 y hasta 12 pesos, fibras de color por 10 unidades 3 pesos,, goma de borrar desde 0,40 y hasta 0,90, plasticota por 30 milímetros 1,70 y por 50 milímetros 2,50 pesos y tijerita desde 0,80 y hasta 6 pesos; por mencionar algunos.

Comentá la nota