Vía libre para que se ponga en marcha una moratoria en Rentas.

Incluye deudas vencidas a diciembre de 2008.
Sólo resta que el Poder Ejecutivo promulgue la ley sancionada ayer por la Legislatura para que la Dirección General de Rentas lance, entre el martes y el miércoles, una nueva moratoria para deudores. El plan de facilidades de pagos abarcará todos los impuestos por deudas vencidas y exigibles al 31 de diciembre del año pasado.

En soledad, Osvaldo Cirnigliaro (Partido Laborista) intentó lo inevitable: que no se aprobara una nueva moratoria en Rentas. Ocurre que, a diferencia de lo que pasó con los demás asuntos debatidos durante la sesión, sus pares de la oposición acompañaron el proyecto del oficialismo. El titular de la comisión de Hacienda, José Alberto Cúneo Vergés, se esforzó por aclarar que no se trataba de una moratoria. “Sólo hay una reducción de intereses, pero no desaparece la sanción. Una cosa es reducir y facilitar el pago y otra es hacerlo desaparecer y poner al que paga y al que no en igualdad de intereses”, planteó. “En el marco de la crisis internacional que se vive, esto viene a ser un instrumento oportuno para los intereses de los contribuyentes”, añadió el justicialista.

El régimen aprobado ayer incluye un sistema de beneficios para la regularización del empleo. Establece una serie de exenciones, reducciones de multas y hasta liberación de penas, previo pago de contado de una multa, para aquellos empleadores que quieran registrar a sus empleados, en consonancia con la moratoria de la AFIP.

Salvo en el impuesto a los Sellos (no podrá excederse de 18 cuotas), el plan de facilidades se extenderá hasta 60 meses, con la presentación de una garantía. Caso contrario, el plazo será sólo de 48 cuotas. Según el plan, los intereses se reducirán en un 90% en caso de que el deudor decida cancelar sus tributos vencidos al contado si se acoge al plan antes de mayo. En cambio, si decide pagar en cuotas, Rentas le dará la posibilidad de reducirle los intereses hasta el 70% si se extiende más allá de diciembre. Finalmente, si el contribuyente se acoge después de junio, el contribuyente gozará de una reducción de hasta el 80% en los intereses por pago de contado y hasta el 60% si lo hace en cuotas.

Comentá la nota