Libonatti aseguró que el municipio administra mal

Al final de una larga lucha contra molinos de viento, Jorge Libonatti se cansó y pegó el portazo, aunque esto significará un alivio para muchos.
Tras la reunión con policías y concejales en la que volvió a plantearse un aumento en la contribución de los vecinos para la seguridad, el vicepresidente de la Comisión de Seguimiento de la Tasa de Seguridad se alejó de su cargo.

El detonante fue el mal trato público que recibió por parte del secretario general del municipio, Damián Itoiz, pero las motivaciones vienen desde mucho más atrás. Libonatti asegura que la Municipalidad administra mal los fondos, dado que a fines de abril había $ 700.000 de reserva en la cuenta bancaria de la Tasa y hoy apenas quedan $ 4000.

También denunció que "el problema está en la derivación de los trabajos", tarea a cargo de José María Petraglia, quien "no brinda" detalles solicitados sobre el patrimonio de la Tasa ni el stock de elementos que hay.

Precisamente por estos trasfondos que hacen al destino de los dineros públicos que aportan los juninenses para mantener móviles policiales y brindar la seguridad que es responsabilidad primaria del Estado provincial, Libonatti se opone a un aumento de la Tasa de Seguridad a partir del año próximo, como pretendería el Ejecutivo municipal.

La reunión

Tras la reunión general realizada en la semana, Libonatti contó que "he presentado mi renuncia a la Comisión de Seguimiento, por no estar de acuerdo con cómo se están manejando los gastos, pero fundamentalmente porque fui agredido verbalmente por el secretario general del municipio, Damián Itoiz, porque no coincidía con algunas manifestaciones y cuando cuestioné los gastos que se realizaban". Según su explicación, "en ese momento, me reprochó que era una persona mediática, que debía esperar dos años para ser intendente, si quería cambiar algo".

"Por mi parte, había dicho que el Estado no se hace cargo de lo que debiera por lo que en algún momento había que darle un coto a esta situación, brindando un plazo para que el Estado se haga cargo, parar los patrulleros y que asuman la situación", agregó. Por estos diferentes puntos de vista "tuvimos un intercambio bastante fuerte con el doctor Itoiz".

Libonatti contó que "además, esto viene de un arrastre de mucho tiempo, porque durante siete años no se hicieron los controles que estamos realizando con Giapor, controlando los gastos, investigando las erogaciones que se hacen. Particularmente me hice cargo cuando mandábamos los inspectores para verificar los gastos, algo que molestó en su momento, se cuestionó la ordenanza que nos habilitaba, se hicieron consultas a la Provincia y al Tribunal de Cuentas, porque la intención era sacarnos del medio, algo que encabezó el presidente del Concejo Deliberante".

Sin recaudación

Por otra parte, Libonatti se explayó sobre los números de la Tasa de Seguridad. "Nosotros veníamos observando una buena recaudación y en algún momento hasta propusimos comprar algunos móviles para la Policía porque teníamos el dinero, pero de golpe, a partir del mes de abril a la fecha, tuvimos un drenaje de dinero muy importante. A tal punto esto que al 30 de abril teníamos en el Banco $ 700.000 pesos, y hoy apenas hay $ 4.000".

"Yo cuestioné esto, porque me parece que podría haber una mala administración en cuanto a la derivación de trabajos, y en este momento se me trató muy mal", destacó.

Petraglia, en derivación

Además, el renunciante integrante de la Comisión de Seguimiento aseguró que "con Giapor estamos en contra de un aumento de la Tasa de Seguridad, porque creemos que en estos momentos es necesaria una mejor administración. Desde el Intendente hasta la Secretaría de Hacienda y todas las personas involucradas en esta Tasa, saben que el problema está en la derivación de los trabajos, que está a cargo de una persona que todo el mundo cuestiona pero nadie se anima a tocar. Me estoy refiriendo al señor José María Petraglia".

"No sé por qué mantienen a esta persona allí, ya que desde hace muchísimo tiempo se pide el patrimonio de la Tasa y nunca dio una respuesta. Pedimos el stock, porque se supone que tiene elementos guardados, pero también se niega a brindarlos. Hemos tenido enfrentamientos muy fuertes con él y así no se puede trabajar", agregó.

Libonatti contó que "incluso hicimos un convenio con la UNNOBA para que una persona nos haga los balances, pero desde el mes de enero hasta la fecha no se nos presenta ninguno. Nosotros pedimos una persona para trabajar, pero se la asignaron a Petraglia".

Contra el aumento

Finalmente, el ex vicepresidente de la Comisión de Seguimiento dijo que "yo no estoy para sufrir agravios, ni que me digan que soy un mediático, porque concurro a los medios con los papeles en la mano para que la gente sepa en qué se gastan sus fondos".

"Además, el señor Itoiz dijo que a la Tasa la iba a dejar sin dinero. Yo no digo que sea a propósito, pero se ha cumplido lo que dijo en ese momento", recordó.

"Y ahora se habla de lo más fácil que es aumentar la Tasa, algo que no me parece correcto porque creo que demasiado flacos están los bolsillos de los contribuyentes para seguir aumentando, cuando nosotros entendemos que hay una mala administración y derivación de trabajos", sentenció.

Libonatti apuntó: "Ahora que se hagan cargo los funcionarios y los concejales, porque nosotros pusimos nuestra mejor voluntad para hacer las cosas como corresponde".

Bajar de 50 a 28 los móviles en circulación

La concejal del MID, María Teresa Lawler, dijo que en el análisis realizado para optimizar los recursos de la Tasa de Seguridad, se acordó bajar de 50 a 28 los patrulleros en circulación por la ciudad, dejando de lado los que se encuentran en peor estado general.

La edil señaló que "un posible aumento de la Tasa fue una idea fue puesta sobre la mesa por el secretario de Seguridad, cuando los integrantes de la Comisión de Seguimiento más toda la cúpula policial estábamos reunidos".

"Fue una noticia de tipo verbal, pero no tenemos nada en firme. Incluso pregunté en qué porcentaje de aumento se pensaba pero me contestó que podría ser del 15, 25 ó 50%, así que hasta que no tengamos la Ordenanza Fiscal Impositiva en nuestras manos no podría emitir opinión", agregó.

Lawler destacó que "es un tema muy delicado, porque se detalló lo que se recauda y se gasta, y es evidente que tenemos un problema de costos, primero en el combustible, pero también en reparación y repuestos".

"Si pensamos en la inflación que hay, por un lado, y en el aumento de la inseguridad y la violencia que estamos viviendo en Junín, se presenta una situación muy especial", analizó.

También remarcó que "la reunión que efectuamos se realizó para plantear la necesidad de optimizar los gastos, porque si hay recursos fijos y escasos, y los gastos van aumentando, hay que tratar de que el dinero alcance. En este marco, se habló de sacar de circulación a patrulleros que están en pésimas condiciones, porque hay demasiados móviles, cerca de 50. Por eso, se dejarán en circulación alrededor de 28 vehículos, así que el consumo total bajará bastante. Tenemos también un total de 29 motos con las que llegaron hace unos días".

Comentá la nota