El libio Gaddafi equiparó a Argentina con El Congo y desafió a la ONU

El líder árabe rompió varias páginas de la Carta de la ONU y acusó al organismo de no respetar sus propios principios. Pidió un puesto en el Consejo de Seguridad para países "como Argentina". Obama pidió que no lo dejen solo.
A la vista de todos y a modo de ilustrar su queja, el presidente libio Muammar Gaddafi rompió varias páginas del ejemplar de la Carta de la ONU, que considera que ni la misma organización respeta. "No aceptamos ni reconocemos esto", manifestó mientras sostenía el puñado de hojas rotas en su mano.

El acto teatral del mandatario llegó después de que acusara a Naciones Unidas de excluir a la mayor parte de sus miembros del Consejo de Seguridad, entre los que mencionó a la Argentina y El Congo, una república que según cifras del Banco Mundial tenía hace dos años el 70% de la población bajo el nivel de pobreza, y hoy ostenta una deuda externa que asciende al 80% de su PBI y una economía que depende mayoritariamente de la exportación de materias primas como el petróleo.

"Debemos abrirnos a países como la Argentina, El Congo, Indonesia, Argelia, éstos deberían tener un puesto. Esto debe ser llevado a una discusión seria", manifestó.

En ese sentido, recordó que el preámbulo de la Carta de la ONU establece que todos los países son iguales, independientemente de su tamaño. Sin embargo, la mayor parte de ellos no están representados en el Consejo de Seguridad, en el que los cinco países con derecho a veto tienen el poder en solitario, recordó el líder libio.

Esta tarde, a las 16 horas de Argentina -15 de Nueva York- la presidente Cristina Kirchner iniciará su disertación en la que, se espera, condenará el terrorismo, el mundo unipolar y la usurpación de Malvinas. En estos momentos, CFK participa de un almuerzo organizado por el líder de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

OBAMA Y SU "NO ME DEJEN SOLO". En su primera intervención desde que asumió la presidencia de los Estados Unidos, Barack Obama, habló ante la gran audiencia en el comienzo de la Asamblea General de la ONU y aseguró que tiene la voluntad de actuar "de modo valiente y colectivo" contra los desafíos internacionales aunque reflexionó que su país no puede resolver "solo los problemas del mundo".

En ese sentido, se digirió a los líderes mundiales que en el pasado criticaron el unilateralismo de los EE.UU. y les pidió que se no se queden al margen y que asuman una "responsabilidad compartida".

"Hemos buscado, en palabras y hechos, una nueva relación con el mundo", dijo el mandatario quien prometió hacer del multilateralismo un elemento central de la política de su país.

Acto seguido tomó el micrófono el presidente de Brasil, Luiz Lula Da Silva, quien se refirió en un principio al conflicto político en Honduras y dijo que "la comunidad internacional exige" que el presidente depuesto, Manuel Zelaya "sea reinstalado" en el cargo para el que fue electo. También pidió "garantizar la inviolabilidad de la misión diplomática" donde encontró refugio el hondureño y que se encuentra acosada por fuerzas militares, sin luz, agua ni teléfono.

En la 64ta. Asamblea General Anual de las Naciones Unidas, Lula da Silva reclamó además que los países pobres y en desarrollo aumenten su poder en las instituciones multilaterales, para hacerlas más democráticas y adaptarlas al mundo actual "capaces de abordar problemas complejos, como es reorganizar el sistema monetario".

"Subrayó también que el Consejo de Seguridad, el principal órgano de decisión de las Naciones Unidas y en el que Brasil reclama un asiento permanente, "no puede seguir funcionando bajo la misma estructura impuesta después de la Segunda Guerra Mundial".

Comentá la nota