Libertador: la obra tiene nueve meses de retraso

La megaobra, de más de 16 millones de pesos, debió estar lista hace nueve meses. Pero en la marcha tuvieron que hacer modificaciones que no estaban previstas y hasta se rompió cañería nueva mientras trabajaban.
Hoy se cumple tres años de la firma del contrato de obra entre el Gobierno de la provincia y la empresa constructora Menin, para remodelar y ensanchar el tramo de la avenida Libertador General San Martín comprendido entre calle Fray Justo Santa María de Oro y Rastreador Calívar, en Rivadavia. La megaobra, de más de 16 millones de pesos, debió estar lista hace nueve meses. Pero en la marcha tuvieron que hacer modificaciones que no estaban previstas y hasta se rompió cañería nueva mientras trabajaban. Esto ocasionó el retraso y que sólo se inaugurara un tramo. Edgardo Güerci, al frente de Vialidad Provincial, dijo que no hay una fecha exacta para la terminación total, pero que ya concluyeron más de un 80 por ciento de los arreglos.

La remodelación de la Libertador fue un viejo anhelo de los vecinos de Rivadavia. Esta avenida, que atraviesa tres departamentos sanjuaninos de Este a Oeste, se convirtió en una de las vías principales que conecta el centro con Rivadavia. El crecimiento urbano de este departamento hizo que la Libertador se convirtiera en una de las avenidas más transitadas.

El primer anuncio oficial que se hizo sobre la repavimentación y ensanche de esta avenida fue en el 2004. Entonces se habló de una inversión de 5,8 millones de pesos. Un año más tarde, OSSE, Vialidad Provincial y la Municipalidad de Rivadavia firmaron un convenio para dar luz verde a la obra. El proyecto fue complejo: además de repavimentar y ensanchar la calzada, había que cambiar todos los caños de agua potable y cloacas, porque tenían más de 40 años. También había que colocar luminaria nueva y erradicar parte de la arboleda. La obra total abarca un tramo de 2.663 metros y los ensanches llegan hasta 9,9 metros.

Cuando se firmó el contrato con la constructora, el monto de la obra era de 14,2 millones de pesos. Pero hubo que sumarle 2 millones por las refacciones que hicieron en la marcha y que no estaban previstas.

Lo primero que ocasionó retraso fue que entre Santa María de Oro e Hipólito Yrigoyen, la conexión de gas estaba bajo la vereda y tuvieron que trasladarla bajo la calzada. Además hicieron nuevas tomas de agua hacia las calles que topan en Libertador para las futuras remodelaciones.

Con más de tres meses de retraso, el primer tramo remodelado (desde Santa María de Oro hasta Meglioli) se inauguró el 20 de diciembre del 2008. La obra volvió a retrasarse porque tuvieron que cambiar conexiones de cañería a la altura de Meglioli. Lejos de ganar tiempo en la remodelación del segundo tramo (desde Meglioli hasta Calívar), las roturas de cañerías hicieron que la obra volviera a retrasarse. En abril de este año se rompió un caño nuevo 15 días después de haberse inaugurado el pavimento. A mediados de junio, casi llegando a Calívar, se rompió otro caño recién puesto. Hubo que levantar el pavimento nuevo y volver a hacerlo. Hasta ahora no se conoce la causa de la rotura y la UNSJ está haciendo las pericias.

Además del retraso, esta obra estuvo teñida de polémica. Primero quisieron cobrar el pavimento a los vecinos, luego dieron marcha atrás. Luego, la Municipalidad de Rivadavia decidió eximir a los frentistas de los impuestos mientras durara la obra y como era época de elecciones, algunos candidatos a intendente aprovecharon para hacer manifestaciones. A esto se sumó el caos en el tránsito, el colapso de las calles aledañas a la Libertador, comerciantes enojados y 4 barrios sin agua para regar la arboleda pública. Todo en medio de un escenario repleto de montículos de tierra, pozos y máquinas trabajando durante todo el día. Y ahora, antes de que sepa cuándo finalizará la obra, ya hay otra a licitar: la Ruta del Sol, que consiste en el ensanche y repavimentación de Libertador desde Calívar hasta el dique Ignacio de La Roza.

Comentá la nota