Libertad sindical vista como una tendencia a la atomización

Ricardo Cáceres (CGT), Martín Rodríguez (ATE) y Jesús Pellasio (CGT disidente) coincidieron en que el fallo que favorece la libertad sindical puede ocasionar el surgimiento de organizaciones que no cuenten con un respaldo sustentable a la hora de realizar distintos reclamos. Apelan a la unidad de los trabajadores.
A mediados de la semana pasada, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictó un fallo que promueve la reconsolidación en Argentina de la libertad sindical. En tal instancia, los miembros del máximo tribunal estipularon el reconocimiento, a un delegado simplemente inscripto, de las mismas garantías de las que gozan aquellos que se encuentran integrados a las organizaciones con personeria gremial.

Esta sentencia significó un golpe muy duro para la cúpula monopólica sindical, encabezada por el Secretario General e la CGT (Confederación General del Trabajo), Hugo Moyano. Por tal motivo, EL SIGLO, consultó a los principales referentes del movimiento obrero en la provincia para recavar su postura al respecto. Así, accedieron a la consulta Ricardo Cáceres (titular e la CGT Tucumán), Martín Rodriguez en representación de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) y Jesús Pellasio (CGT disidente).

"Un cachetazo"

"No puede ser que cualquiera tenga una representación por fuera de algún gremio que se encuentre consolidado, de esta manera se esta posibilitando que cualquier persona pueda ejercer la titularidad sindical". "Este fallo lo único que consigue es dividir al trabajador argentino, le abre las puertas y legaliza que cualquiera se pueda autoconvocar y no respetar estatuto alguno", de esta contundente manera se expresó Cáceres ante la consulta sobre su opinión acerca del fallo

Pero, sus objeciones no quedaron allí, sino que fueron más allá y acusó a los responsables de dictaminar tal resolución de querer debilitar a los gremios: "Esto significa un cachetazo al movimiento sindical, que tiene como único objetivo quitarnos el poder que constituimos de manera legal".

Además, arremetió contra los grupos empresariales: "Pero aquí los que tendrían que estar más preocupados son los empresarios porque no van a saber con quien dialogar y negociar. Lo que deja claro, una vez mas, que la representatividad de los trabajadores solamente la pueden tener los gremios", concluyó.

Evitar la anarquía

Según la visión de Martín Rodriguez lo que facilita el fallo es la aparición de más sectores autoconvocados, lo cual es contraproducente: "No pueden y no deben existir autoconvocados sin una organización que los respalde. Lo que debe pasar es que se tiene que instaurar una fuerte agrupación, es el único modo de evitar que todo se convierta en una anarquía", recalcó. Además, cargó contra el gobierno provincial al sostener que fue el que propició la aprición de estos sectores: "El gobierno de Tucumán ha creado a los autoconvocados (con los de vialidad) y ahora se quejan porque le salieron los médicos, eso te da la pauta de que existe libertad sindical. Cada funcionario arma su sindicato, y después cuando no le sirve mas, desaparecen y bastardean a los propios gremios". Finalmente, Jesús Pellasio posee una postura dispar, ya que sostiene: "El fallo me parece bien si tiene como objetivo proteger a los trabajadores, ahora, si persigue debilitar a las estructuras sindicales, lo que está consiguiendo es una atomización de las mismas"

"Si otros tipos de organizaciones quieren compulsar con nosotros no hay ningún problema, pero no por ello pueden generar políticas como si fueran un órgano ejecutor", remarca en alusión a la aparición de nuevas unidades gremiales.

"Lo que debe realizarse es una protección de las libertades organizacionales y sindicales. Para eso es necesaria la unidad de movimiento obrero de forma tal de poder hacer repsetar los derechos de todos los trabajadores", remarcó.

Comentá la nota