Su libertad es un privilegio

Por Daniel Sabsay*.

No voy a opinar si el cura Grassi fue bien o mal condenado porque no tengo elementos como para hacerlo. Pero me sorprende que lo hayan dejado en libertad.

No voy a opinar si el cura Grassi fue bien o mal condenado porque no tengo elementos como para hacerlo. Pero me sorprende que lo hayan dejado en libertad a la espera de que los tribunales superiores dejen firme la sentencia. De todos modos, la decisión de los jueces no es inconstitucional porque forma parte del debido proceso, pero no sé en qué se basaron para otorgarle ese beneficio. Seguramente entendieron que no hay peligro de fuga y que su personalidad no reviste peligro de reincidencia. No tengo dudas de que es un privilegio. Igualmente no deja de llamarme la atención que siga libre, teniendo en cuenta la experiencia reciente del crimen de Soledad Bargna, presuntamente asesinada en Caballito por un violador que estaba en libertad condicional y le daban salidas transitorias. Estaba con condena firme pero gozaba de ese beneficio. En otros casos de violadores no ocurre y son llevados a prisión con máximas medidas de seguridad. Hay una alta tasa de reincidencia de los abusadores. Me gustaría saber cómo van a controlar a Grassi. Al condenado le queda presentar recursos de apelaciones o extraordinarios.

*Abogado constitucionalista.

Comentá la nota