Liberaron anoche los accesos al puerto de Ingeniero White

Ante la inminencia de un desalojo por la fuerza, a cargo de la Prefectura Naval Argentina, los pescadores artesanales que mantenían cortados los ingresos portuarios se retiraron hacia la ría. Ayer estuvieron reunidos con el titular de la CGT, quien les aseguró que hoy verá a la presidenta para que destrabe el conflicto.
Esta madrugada, la situación en el puerto de Bahía Blanca había cambiado mucho con respecto a los últimos siete días. Los pescadores se replegaron en sus lanchas hacia la ría, dejando los accesos liberados, para evitar un inminente choque con la Prefectura Naval Argentina.

Es que la fuerza de seguridad tenía la orden de desalojar los accesos por la fuerza. Anoche, en los dos lugares donde había cortes y gomas, sólo quedaba una guardia de Prefectura para garantizar el ingreso y egreso del sector portuario.

No obstante, los detalles de esta información no pudieron ser corroborados ya que desde la Prefectura se mantuvo, por lo menos hasta el cierre de esta edición, un total hermetismo.

El cambio radical de la situación ocurrió pocas horas antes de que el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, se reúna con la presidenta de la Nación para destrabar el conflicto.

Por lo menos, eso fue lo que ayer les prometió a los pescadores con quienes mantuvo una reunión en Buenos Aires.

A su vez, también ayer, las empresas acusadas por los pescadores reclamaron el final del bloqueo y negaron contaminar la ría.

La versión sobre la decisión judicial de abrir el puerto por la fuerza pública comenzó a ganar fuerza durante la tarde de la víspera y, por la noche, ya se consideraba un hecho.

La denuncia está a cargo del fiscal Oscar Bautista Duizeide (Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 3) y de la jueza Marisa Gabriela Promé (Juzgado de Garantías Nº 4).

Justamente, se especulaba con que se tomara a la brevedad la misma decisión que durante las primeras horas del sábado, cuando un operativo policial liberó todos los accesos a las plantas del complejo industrial.

Desde entonces, y hasta ayer a última hora, los pescadores permanecían apostados sólo en los ingresos al puerto sobre las calles Guillermo Torres, Rubado y Vélez Sarsfield. Ahora, el conflicto se trasladó aguas adentro.

Comentá la nota