Liberan a la EPE de indemnizar a la familia de un enganchado

La Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de los tribunales provinciales liberó a la Empresa Provincial de la Energía (EPE) de la responsabilidad por la muerte de un hombre que en octubre de 1998 manipulaba conexiones clandestinas en el techo de su precaria vivienda en Biedma y Balcarce. Por la misma causa y en 2006 la Justicia había fallado en primera instancia a favor de los familiares de la víctima, que pretendían un resarcimiento.
  "Resulta indudable que sabía que en el lugar existía la posibilidad de sufrir una descarga eléctrica", dijeron los magistrados de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones con respecto a la conducta de Carlos Alberto Mesa Sánchez cuyos familiares demandaron a la EPE por daños y perjuicios. Esta diligencia encontró eco en una primera instancia judicial que falló a favor de la indemnización requerida por la esposa del fallecido, María Escobedo Calderón, y su hija Georgina.

   Pero esa decisión fue apelada y la Cámara Civil y Comercial de Rosario anuló la sentencia, desestimó la pretenciones contenidas en la demanda y deslindó a la EPE de toda responsabilidad en el tema. "Es un fallo justo dentro del marco jurídico aplicable", dijo el asesor letrado de la empresa a La Capital .

   Para los magistrados de la Sala IV, "la víctima conocía el riesgo que corría y a pesar de ello se expuso a recibir una descarga eléctrica mortal", tal como se desprende de las declaraciones de su esposa quien relató que al escuchar los gritos del hombre se apresuró a cortar los cables. "Esto lleva a considerar que la familia necesariamente sabía de la existencia de una instalación eléctrica irregular en la techumbre del domicilio", sostienen los considerandos del fallo de la Cámara.

   En su momento el perito oficial aseguró que la vivienda donde se produjo el accidente no contaba con servicio eléctrico regular suministrado por la EPE. Justamente por estos elementos de juicio la Cámara no avaló la sentencia de primera instancia donde se consideraba que esta empresa está obligada a la vigilancia y control de la energía eléctrica que provee y a emplear los medios necesarios para evitar las conexiones clandestinas.

Resguardo. Según el gerente de la EPE, Ricardo Stival, la única forma de solucionar el problema del riesgo de vida que suponen las conexiones clandestinas es ingresando al sistema a través de las tarifas sociales o para indigentes (ver

aparte).

Desde la Gerencia de Asuntos Jurídicos, Raúl García explicó que la empresa también suele afrontar demandas por electrodomésticos afectados, daños por roturas de cables durante las tormentas, muertes de animales en los campos y hasta incendios de lotes sembrados, además de casos de electrocución, en menor medida los que se dan por conexiones

clandestinas.

Daños. ¿Cuáles y cuántas son las consecuencias de las conexiones ilegales? Entre otras, interrupción del servicio eléctrico, rotura de cables por falso contacto, sobrecarga y quema de transformadores, variaciones de voltaje por la mala conexión y fallas en los equipos allí conectados (electrodomésticos y motores, a modo de ejemplo), shock eléctrico y daño en los equipos de los vecinos.

Comentá la nota