Liberan al autor del "robo del siglo"

A dos días de cumplir 80 años, Ronnie Biggs volvió a ser internado. El Reino Unido le concederá una "libertad compasiva" porque está muy enfermo.
Ronnie Biggs, el legendario ladrón del tren de Glasgow que vivió 36 años en Brasil hasta que decidió entregarse a las autoridades británicas en 2001, recuperará su libertad por cuestiones de salud. La fecha de la liberación será probablemente el viernes, informó este jueves el ministro de Justicia inglés, Jack Straw.

Biggs, de 79 años, quien sufre de una neumonía severa, fue trasladado el pasado 28 de julio de la prisión de Norwick, en el este de Inglaterra, a un hospital cercano, y los médicos tienen pocas esperanzas de su recuperación, dijo la cadena BBC de Londres.

"Las pruebas médicas claramente muestran que el señor Biggs está muy enfermo, y que su estado de salud se ha deteriorado recientemente, lo que ha culminado en su reingreso en el hospital. No se espera que mejore su estado", explicó el ministro. "Por ese motivo, se le concede al señor Biggs una libertad compasiva basada en razones médicas", dijo el titular de Justicia.

Se estima que el recordado ladrón pasará la noche en una cama bajo la supervisión de tres funcionarios de prisiones, y que no saldrá a la calle hasta el viernes, aunque podrá celebrar el próximo sábado su octogésimo cumpleaños como un hombre libre.

Biggs era uno de los miembros de una banda de 15 hombres que la noche del 8 de agosto de 1963 asaltaron un tren en Glasgow, tras modificar la señalización ferroviaria. Luego de herir gravemente a un empleado, se apoderaron de 120 bolsas llenas de billetes y se repartieron el botín de 2,6 millones de libras esterlinas, la mayor suma robada hasta entonces en un único banco. El asalto fue llamado "el Robo del Siglo". Sin embargo, Biggs no tuvo mucha suerte y fue arrestado y condenado a 30 años de prisión, pero tras cumplir 15 meses de arresto logró fugarse cambiando su apariencia mediante cirugía estética.

Antes de volver a quedar tras las rejas, vivió en España, Australia y finalmente en Brasil, donde fue localizado por unos periodistas, aunque logró evadir la extradición gracias a la ley brasileña, que impedía extraditar al padre de un brasileño. Luego de vivir 36 años de su vida como el más famoso "ladrón del siglo", decidió entregarse en 2001 a las autoridades británicas. Ya es estaba enfermo y encima, con problemas de dinero.

Comentá la nota