Lezama festeja su autonomía

La localidad logró independizarse de Chascomús y consolidarse como partido. La escisión se da exactamente 115 años después de que Biedma fuera anexada a Chascomús y termina con un problema que tuvo a la ruta 2 como principal protagonista de los reclamos.
Después de más de dos años de dar vueltas por la Legislatura, de crear incertidumbre en los vecinos de las dos comunidades, de ir y venir entre la independencia y el despojo; finalmente ayer a las 18:52 la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires otorgó a los lezamenses la separación de su localidad del partido de Chascomús.

Las lágrimas invadieron a quienes presenciaban la sesión que tuvo un final cinematográfico, ya que la aprobación del proyecto se dio a través de una ?votación nominal?, es decir que cada uno de los presentes debía definir su posición por la afirmativa, la negativa o la abstención.

La sesión había comenzado a las 16:44, cuando finalmente bajaron al recinto los 47 legisladores necesarios para reunir el quórum. Fueron dos horas exactas de acaloradas discusiones, en donde por parte de los 14 expositores hubo acusaciones varias que iban desde lo apurado en el tratamiento del proyecto, la inviabilidad de los dos municipios por separado, el poco tiempo de estudio que se le dedicó al tema y la irresponsabilidad de la Cámara de Senadores que ?se sacó el proyecto de encima? en la última sesión de 2008. También hablaron aquellos que defendían la posición de los hoy independientes, pero finalmente a las 18:44 comenzó la votación de los 79 presentes en el recinto.

Después de 8 minutos y con la totalidad de los asistentes habiendo emitido su voto, el recuento dejó un saldo de 58 a 20 a favor de Lezama, con la abstención del jefe del bloque del Peronismo Federal, Juan Carlos Piriz.

El debate lo había abierto el diputado Raúl Pérez, quien además introdujo la moción de preferencia para que el proyecto se tratase en primer lugar. El representante que el Frente para la Victoria tiene en la sección octava, aseguró que es la intención avanzar en una ley marco para la división de municipios, por lo que el caso de Lezama no debía ser tomado como un precedente por las localidades que tengan sus mismas intenciones, sino como una excepción.

Luego fue el turno de la diputada del GEN, Ana María de Otazúa, quien como chascomusense realizó una acalorada defensa de los intereses de su municipio, cuestionando la ?reparación histórica? hacia Lezama, asegurando que el tratamiento del proyecto en la Legislatura no tuvo la seriedad que merecía y advirtiendo que lo que se estaba haciendo era despojando a su ciudad de ?el 79% de las tierras productivas?. De Otazúa aseguró que ninguna de las dos localidades será viable sin la otra y, casi a tono de amenaza, pidió que la votación en el recinto sea nominal.

Por su parte, el legislaor de la Coalición Cívica Walter Martello, salió al cruce de las declaraciones de la diputada y aseguró que no aceptaba la ?liviandad? que según ella le habían dado al tratamiento, poniendo en duda los estudios de las universidades al decir que ?la viabilidad o no de los municipios la dará la gestión que se realice sobre ellos?. El representante de la tercera sección electoral afirmó en tono irónico (o no tanto) que ?algo debe estar pasando en Lezama para que sus habitantes no se sientan representados por las autoridades de Chascomús?.

A su turno, el representante de Unión Pro que Dolores tiene en la Cámara baja, aseguró que lo que estaba en discusión no era la autonomía, sancionada a ambos lados de la Legislatura, sino las modificaciones sobre la porción de territorio que correspondería a cada una. Ramiro Gutiérrez reafirmó sus argumentos al asegurar que ?Lezama existe, entonces Lezama tiene que ser?.

Otro de los férreos defensores de la posición ?no separatista?, fue el local Juan Alberto Gobbi, de la UCR, quien aseguró que la creación de Lezama había sido posterior a la anexión de Biedma a Chascomús, por lo que no había ninguna reparación histórica.

En tanto, Jaime Linares (GEN) se mostró a favor de la creación de una Ley Marco y aseguró que la dimensión de este problema la daba la ubicación de ambas localidades a la vera de la ruta 2 y que si la escisión hubiera sido en un pueblo a 400 Km de una vía de acceso tan importante, no hubiese tenido tal repercusión.

Por último, el diputado Jorge Macri salió al cruce del argumento de la inviabilidad de los municipios, al asegurar que ?la provincia también es económicamente inviable y nadie en la Cámara planea dejarla sin efecto?.

También dieron sus pareceres los ediles Jorge Cravero (CC), Juan Carlos Piriz (Peronismo Federal), Julia García y Roberto Filpo (La Concertación), Aldo Mensi y Ricardo Jano (UCR) y Franco Caviglia (FPV), completando una discusión que duró exactamente dos horas.

Y como si la exactitud fuera una de las protagonistas de esta historia, puntualmente 115 años después de que Biedma perdiera su autonomía (fue en 1884, cuando quien comandaba los destinos de los bonaerenses era el gobernador Guillermo Udaondo), Lezama la recupera para hacerla suya y así comenzar a escribir su propia historia y decidir su propio destino.

Comentá la nota