Lezama, una ciudad en la que todos impulsan el voto en blanco.

Oficialismo y oposición rechazan cargos comunales para pedir autonomía de Chascomús.
En el pueblo de Lezama, a 150 kilómetros de la capital, se desarrolla una inusual campaña proselitista: todos los partidos políticos propician el voto en blanco para elección de concejales y consejeros escolares, en los próximos comicios.

"El 28 de junio cortamos y votamos en blanco a nivel municipal", proponen los afiches de campaña política, ilustrados con pequeñas tijeras. Los carteles son impulsados por la UCR, la Coalición Cívica, el Frente para la Victoria y el peronismo disidente con el objetivo de reclamar autonomía comunal.

La protesta se origina en un viejo anhelo del pueblo de Lezama de lograr independencia respecto de Chascomús, ciudad cabecera del partido situada a 40 kilómetros de distancia.

La campaña por el voto en blanco indignó a la intendenta de Chascomús, Liliana Denot (UCR), que busca votos para lograr mayoría en el Concejo Deliberante. "Es una barbaridad", dijo a La Nacion. "Muchos años nos costó recuperar la democracia para promover ahora esta conducta ciudadana. No comparto el proyecto de autonomía, no es viable", agregó la jefa comunal.

Lo cierto es que en Lezama hasta el delegado municipal que responde al Poder Ejecutivo está en favor de la original modalidad de protesta. "Es una señal hacia el gobierno provincial y la Legislatura de la provincia, que debe aprobar un proyecto de ley que nos dé autonomía", dijo Arnaldo Harizpe.

La Cámara de Diputados provincial aprobó el proyecto para crear la comuna autónoma de Lezama en 2007. Pero en 2008 el Senado modificó el proyecto, por lo que el tema volvió a Diputados. "La protesta es una señal de hartazgo. La autonomía debería aprobarse después de las elecciones del 28", dijo el delegado.

En tanto, los políticos locales del oficialismo y de la oposición firmaron un acta acuerdo para promover el voto en blanco. En el centro cultural local los partidos realizan campaña juntos por el corte de listas.

Compromiso

En el comité de la UCR y en la unidad básica justicialista distribuirán boletas con los dos primeros segmentos, correspondientes a diputados nacionales y provinciales. Dejarán excluidos a los candidatos a concejales municipales y consejeros escolares de Chascomús.

Los referentes políticos afirman que esta campaña excepcional "ratifica el inquebrantable compromiso de todos los partidos por obtener la pronta restitución del partido de Lezama, anteponiéndolo a todo tipo de circunstancia político-partidaria".

El corte de boleta en el segmento municipal, dijeron, es "la lógica expresión de la decisión ciudadana que determinó la ausencia de vecinos de nuestra ciudad en las listas para el Concejo Deliberante de Chascomús".

Es que los vecinos de Lezama no quieren votar más a políticos que en su mayoría no conocen o no los representan. Por ahora, sólo dos de los catorce ediles que integran el cuerpo deliberante son de Lezama. Los dos son adversarios políticos, pero apoyan esta inusual campaña.

"Hay un enorme cansancio cívico motivado por 115 años de lucha para independizarnos", dijo a La Nacion Gladys Felicetti, concejal del Frente para la Victoria.

Comentá la nota