Lezama aviva la esperanza en las localidades de la Tercera que buscan la autonomía

Lomas de Zamora, Lanús y Almirante Brown quieren seguir al nuevo municipio. Ya hay organizaciones secesionistas que advierten la necesidad de poder administrar sus propios distritos.
La Legislatura bonaerense sancionó la ley que le restablece la autonomía a la localidad de Lezama al separarla de Chascomús y creó así un nuevo municipio, el número 135 de la provincia de Buenos Aires. Este hecho fue celebrado por varios distritos de la Tercera Sección Electoral que ven en este precedente una señal para que se analicen otros casos similares.

Las ideas secesionistas viene desde mediados de los noventa durante la gestión de Eduardo Duhalde como gobernador bonaerense cuando se impulsó la división de algunas comunas, las más relevantes fueron Ezeiza (que se separó de Esteben Echeverria) y Morón que se fragmentó en Ituzaingó, Hurlingham y el nuevo Morón.

Estas divisiones demostraron avances en dichas intendencias ya que los distritos mencionados comenzaron a progresar, por ejemplo, Morón emprendió un paradigma de la buena administración. Esta experiencia forjó la idea de que las separaciones eran la solución para los graves problemas administrativos que posee el Conurbano bonaerense.

En el primer cordón sur hay varios proyectos que ya están encaminados para separar a localidades de su distrito madre: vecinos de Lomas de Zamora impulsan la autonomía de Banfield, Temperley y Cuartel Noveno, además de la zona de La Ribera (que incluye territorio lomense y lanusense) que también demanda la separación y quieren tener su cabecera de partido en Puente La Noria, un lugar neurálgico de la región.

Además, en Lanús solicitan la separación de Gerli, mientras que en Almirante Brown Altos del Tránsito sigue la misma línea con las localidades de Glew, Longchamps y Ministro Rivadavia. El reclamó común de estas agrupaciones es que los distritos populosos asignan los mayores recursos a la cabecera de partido y se olvidan del resto del municipio.

La Ribera olvidada

Este territorio es el que se extiende a los lardo del Riachuelo e incluye a los distritos de Lomas de Zamora y Lanús es una zona muy postergada en la cual además hay una gran contaminación porque en este sector se instalan las curtiembres del sur. El reclamó de separación de esta zona surgió por la demanda de los vecinos de centros de Educación Superior en La Ribera ya que veían que sus hijos no podían desplazarse hasta el centro de Lanús o Lomas para poder capacitarse.

El referente de la Comisión PRO Municipio de La Ribera, Horacio Rojas, explicó que "los chicos de la zona están desprotegidos y nosotros queremos que tengan los mismos derechos que tiene los del centro". Manifestó asimismo que el reclamó de autonomía viene desde 2003 cuando solicitaron a la provincia tener su propia Universidad, pero les respondieron que para eso debían ser un Municipio independiente entonces se asesoraron y avivan la separación.

Dicha zona cuenta con Bancos, Centros Asistenciales de Salud y destacamentos policiales, también posee importantes ingresos por las curtiembres e industrias textiles que proveen a la Feria de la Salada. Pero la dirigencia política los ignora, el actual intendente de Lanús Darío Díaz Pérez cuando era diputado provincial apoyaba a los nuevos municipios, pero hoy al frente de la Intendencia se opone a la separación de Gerli y La Ribera ya que se atenuarían los ingresos municipales.

Al respecto, Rojas alegó: "Nosotros pagamos más impuestos que los vecinos del centro de Lanús porque siempre entramos en las moratorias porque no podemos pagar en efectivo, pero el Intendente gasta todos los recursos en unas pocas cuadras cercanas a la Municipalidad". Cabe recordar que el 70 por ciento de los vecinos de Lanús no tiene cloacas y que el tendido de agua tiene al menos 50 años por lo cual está colapsado.

Desde la Comisión PRO Municipio de La Ribera exigen que la provincia de Buenos Aires impulse una normativa general para organizar a los municipios más populosos, con el objetivo de lograr mejores administraciones. En esta zona lindera al Riachuelo viven 300 mil familias por eso todos los años en el comienzo de las sesiones ordinaria de la Cámara Baja provincial presentan el proyecto de 50 fojas que pide su autonomía.

¿Lomas de Zamora disgregada?

En este distrito hay varios proyectos separatista, uno de los más antiguos es el de Temperley. Los integrantes del Cabildo Abierto que se reúnen semanalmente para debatir este tema indican que desde mediados de los ’90 tienen el aval de 180 instituciones para constituirse como distrito, que incluiría a las localidades de San José, Llavallol, Turdera y a la que sería su cabecera Temperley.

Este proyecto de autonomía tuvo varias chances durante sus diversos análisis aunque nunca prospero. Ya en 1999 ingresó al Senado bonaerense y contaba con el visto bueno del ex gobernador Felipe Solá.

Otro de sector que busca separarse desde mediados de 2002 es Banfield, una de las zonas con mayor poder adquisitivo del distrito y que cuenta con 600 manzanas asfaltadas, además de todos los servicios públicos. El que encabeza este reclamo es el titular de la Cámara de Comercio local, Cristian Ávila, quien aseguró a LPO que "en Lomas hay un millón y medio de habitantes lo que equivale a cuatro provincias pero la asignación de recursos es muy desigual, se queda en el centro".

Ávila solicitó un estudio de "Ambientación económica" el cual reveló que poseen los recursos para mantenerse por sus propios medios. "En Lomas en la actualidad hay un policía casa 3 mil habitantes por eso la inseguridad no para", apuntó con todo.

No obstante, reveló que el jefe comunal Martín Insaurralde les otorgó su apoyo en esta iniciativa y varios concejales lomenses también acuden a las reuniones que se realizan en la Cámara de Comercio. Además, Hugo Iraizoz referente de la organización Nuevos Municipios también reveló que la autonomía de Banfield está muy encaminada.

La antítesis de este panorama se ve en Cuartel Noveno, el sector más postergado de Lomas de Zamora que incluye a Ingeniero Budge, Santa Marta, Villa Centenario, Fiorito y Santa Catalina. Aquí viven más de 900 mil habitantes que no se ven privados de casi todos los servicios que hay en Banfield.

El factor económico les juega en contra a la hora de analizarse la autonomía; sin embargo, desde las instituciones que reclaman su análisis dicen que con la separación se comenzarían a ver los aportes que hacen los contribuyentes y que nunca llegan a esta zona ubicada entre Camino Negro y el Riachuelo.

"A Cuartel Noveno sólo viene cuado hay elecciones pero después ni pasan por acá", advierte una vecina que impulsa la autonomía y que no quiere dar su nombre. Estas zonas son las más caminadas en época de campaña ya que allí se definen los comicios locales.

En síntesis, el reclamó en todas las localidades es el mismo: los recursos se quedan en el centro del Municipio y se excluye a la periferia. Con este criterio observan en la autonomía una forma de poder administrar mejor sus ciudades.

Los proyectos de estas zonas y de mucha otra más se encuentran en la Legislatura bonaerense y deben ser nuevamente presentados todos los años ya que al no tratarse pierden estado parlamentario. Por este motivo, desde las instrucciones separatistas exigen soluciones al plano político porque de ellos depende la concreción de la autonomía.

Comentá la nota