Más leyes de necesidad y urgencia

Por Jorge Oviedo

Varios proyectos de ley están en la lista de iniciativas que Néstor y Cristina Kirchner quieren ver aprobados cuanto antes. Uno es la reforma de la ley de entidades financieras. Se puede utilizar para impulsar la iniciativa la misma estrategia propagandística de la ley de medios: cambiar una ley de la dictadura.

Las iniciativas en danza incluyen una fortísima intervención estatal en el mercado financiero. El texto que defiende Carlos Heller declara servicio público la actividad financiera, lo que la dejaría completamente regulada por el Estado, como si se tratara de la telefonía fija o el servicio urbano de colectivos. Entre las regulaciones, por supuesto, estaría el precio, es decir, las tasas de interés. Pero también la aplicación. Heller quiere que cualquier banco que quiera tener una casa en la Capital Federal tenga presencia en todo el país. Habrá que cuidar qué se hace con el Banco Ciudad de Buenos Aires si la iniciativa se transforma en ley.

Todos los proyectos incluyen la idea de aumentar la financiación a la actividad productiva y a las pequeñas y medianas empresas. Pero algunos textos dejan en manos del Estado toda la captación y asignación de recursos, y a los bancos como meros agentes o concesionarios que trabajarían por comisiones.

Aunque el argumento es financiar el desarrollo o las viviendas sociales, probablemente el Estado en un mercado tan intervenido encontraría muy fácil financiar su creciente necesidad de crédito por esa vía, en lugar de acudir al FMI, por ejemplo.

Muchos empresarios desconfían porque, en medio de la creciente asfixia de recursos que sufren sus jurisdicciones, los diputados le aprobaron sin chistar el presupuesto y las prórrogas impositivas, que incluyen superpoderes para incumplir la ley de responsabilidad fiscal. "Es insólito que con las necesidades que tienen no hayan reclamado en esa oportunidad una parte de la ley del cheque, cambios en presupuesto, un rediseño de los pactos fiscales; algo les deben de haber prometido; algo deben deestar esperando; si no, no se entiende la pasividad frente a una situación que los transforma en esclavos. Es increíble que los gobernadores acepten", señaló un empresario preocupado.

Las sospechas apuntan a un incremento de impuestos. Las reformas del sistema financiero y algunas iniciativas de la oposición incluyen la eliminación de la exención del impuesto a las ganancias para las rentas financieras. Si se hace, todo rendimiento superior al índice de inflación oficial deberá sumarse a la ganancia sujeta a impuestos. Y seguramente se hará a los bancos agentes de retención. Otro impuestazo

Comentá la nota