El PE, con 30 leyes, expropió 110 hectáreas.

El PE, con 30 leyes, expropió 110 hectáreas.
El Gobierno distribuye los lotes entre el Instituto de la Vivienda y los municipios del interior y los entrega a entidades particulares. Los terrenos, en su mayoría, se destinan a soluciones habitacionales. El IPV regulariza los asentamientos irregulares.
La actividad inmobiliaria de la Provincia se mantiene durante el segundo mandato del gobernador, José Alperovich. Entre fines de octubre de 2007 y enero de este año, se promulgaron 30 leyes por las cuales se expropiaron casi 110 hectáreas en distintos puntos del territorio tucumano. Además, el Poder Ejecutivo decidió traspasos de inmuebles de su propiedad a otras áreas del Estado por otras 165 hectáreas, y recibió predios por casi cinco hectáreas.

La superficie total afectada en estas decisiones ronda los 30 kilómetros cuadrados, un tercio de lo que abarca administrativamente el municipio de San Miguel de Tucumán.

Legalmente, los predios expropiados pasan al patrimonio del Estado, que luego puede redistribuirlos según las necesidades de cada municipio, repartición o dependencia. Casi 39 hectáreas expropiadas y las 144 hectáreas transferidas por el Gobierno al Instituto Provincial de la Vivienda (un organismo autárquico) se destinaron a brindar soluciones habitacionales a personas que viven en distintos estadios de precariedad.

Alternativas

En el IPV, el abanico de posibilidades abarca la regularización y consolidación de asentamientos poblacionales anómalos (ocupaciones irregulares); la erradicación de barrios de emergencia y la construcción de nuevas viviendas en terrenos baldíos, para ser vendidas a los inscriptos en las listas oficiales. Las exigencias que se deben cumplir para acceder a una casa son tener constituido un núcleo familiar, y no ser propietario o adjudicatario de alguna propiedad por una legislación similar del Estado. El precio de venta de los lotes será fijado a partir del costo total de la expropiación, y se le prohíbe al adjudicatario la enajenación del inmueble (por cualquier forma) hasta la cancelación total de la deuda.

En el segundo umbral de nuevos destinos figura la construcción de 13 escuelas, para las que se afectaron 45 hectáreas. En el resto de la lista, con mucha menor superficie, también figura la realización de plantas de tratamiento cloacal (20 hectáreas); de desagües; centros de atención primaria; complejos deportivos; un museo en La Ramada de Abajo; una comisaría e incluso la obtención de un inmueble del ex ingenio Amalia para ser a su vez donado al club de bochas de ese barrio.

Entre las transferencias, detrás del IPV aparece la propia Provincia, que recibió predios de distintos organismos y de particulares, como la escuela parroquial Divino Maestro. Además, el IPV le cedió al Arzobispado media hectárea en Los Pocitos, para que levante un templo y una parroquia.

Ranking

Lules es el departamento donde mayor cantidad de cambios de dominio se registró en la actual gestión del gobernador, entre nuevas expropiaciones y traspasos entre reparticiones públicas, con el movimiento registral de 50,5 hectáreas, por todo concepto y destino.

En un muy cercano segundo puesto quedó el municipio de Las Talitas, con 50.2 hectáreas. Tercero se ubicó Famaillá (casi 48 hectáreas); cuarto, la capital (18,3 hectáreas) y quinto, Alberdi (16 hectáreas). Sexto estuvo Bella Vista (15 hectáreas) y comparten el séptimo lugar Monteros, El Manantial y Concepción (11 hectáreas cada uno). También se registraron novedades en otros 15 municipios y comunas rurales.

Durante 2008, además, la Legislatura modificó 10 leyes de expropiación dictadas años antes, por errores materiales en las identificaciones de los padrones.

En muchos casos, los procesos fracasan por las diferencias de criterio sobre los montos de la indemnización entre el Estado y los particulares (como ocurrió con el ex cine Plaza, que iba a ser destinado al Ente Tucumán Cultura) o son desistidos formalmente por una ley que deroga la declaración de utilidad pública del bien.

El año pasado se resolvieron de este último modo 18 expropiaciones -nunca completadas- por un total de 145 hectáreas, más que el volumen aprobado por las nuevas leyes.

Comentá la nota