"Las leyes no son contra nadie"

En su primera aparición luego de la sanción de la ley de medios, Kirchner sostuvo que la norma servirá para "avanzar hacia una sociedad más democrática". Alertó sobre sectores que apuntan a "frenar el crecimiento".
En su primera aparición pública tras la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, Néstor Kirchner encabezó un acto de la Federación Argentina de Municipios (FAM), en Parque Norte. "Todas las leyes que vota nuestro Parlamento no son contra nadie, son a favor de los argentinos. Expresan una síntesis de intereses para avanzar hacia una sociedad más democrática", aseguró anoche el ex presidente. Fue su primera referencia a la ley que el Senado aprobó por 44 votos a 24, casi rozando los dos tercios de la Cámara. Kirchner había llegado ayer mismo de El Calafate. Cuando ingresó en el salón del gremio de mercantiles, lo recibió un aplauso compartido por intendentes del conurbano. Apenas comenzó su discurso, el santacruceño hizo un pedido a los presentes, que repitió tres veces con distintos argumentos: "No tenemos que caer en ninguna de las provocaciones que nos proponen". Enseguida advirtió que algunos sectores, a los que no identificó, estarían promoviendo "la agudización de las contradicciones para frenar el proceso de crecimiento".

El discurso de Kirchner fue corto, de tono moderado y con unas cuantas referencias a la gobernabilidad. "La tarea más urgente es gobernar la Argentina con seriedad, responsabilidad y grandeza. El gran desafío de la etapa es administrar bien el Estado, administrando bien, cuidando las reservas, promoviendo los productos primarios y los de valor agregado, como hizo la Presidenta en su gira por India, pero también cuidando el mercado interno. Ya sabemos lo que significa rematar el trabajo argentino", aseguró. Su intervención tuvo un eje central de principio a fin: la exhortación a manejarse con "madurez" y a "ser serios" para no poner en riesgo la gobernabilidad. En el palco lo esperaban el gobernador Daniel Scioli, su vice Alberto Balestrini, el titular de la FAM, Julio Pereyra; el ministro de Salud, Juan Manzur; el secretario de Gestión Pública, Juan Manuel Abal Medina; el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, y el economista del Plan Fénix, Aldo Ferrer.

Con un énfasis con pocos antecedentes, Kirchner se refirió varias veces a los errores que se cometieron durante su administración y la de su esposa. "Con los aciertos que hemos tenido y los errores que hemos cometido y que cometemos", dijo. Luego insistió con la autocrítica. Reveló que en estos días su principal ocupación es estudiar el proceso económico, político y social que vivió la Argentina de los últimos seis años y medio. "Estos son momentos de profunda reflexión. Lo que más estoy estudiando ahora es la etapa desde 2003 a la fecha. Tenemos que ser rigurosos para ver en qué acertamos, en qué nos equivocamos", contó. En la primera fila lo observaban con atención varios intendentes peronistas de la primera y tercera sección electoral. Allí estaban Fernando Espinoza (La Matanza), Francisco "Barba" Gutiérrez (Quilmes), Graciela Ro-sso (Luján), Daniel Di Sabatino (San Vicente) y Darío Díaz Pérez (Lanús), entre otros.

Entre el tono de mesura y los llamados a cuidar la gobernabilidad, Kirchner reconoció por primera vez en público que el Ejecutivo impulsará una ley para modificar la forma en que funciona la actividad política, sobre todo el financiamiento de las campañas y el uso de los medios en tiempo electoral. "Esperemos que la reforma política pueda avanzar para que la población se pueda expresar con total democracia", planteó. Scioli fue el anteúltimo orador. El gobernador informó sobre el principio de solución para el conflicto de Kraft. Luego eligió palabras muy fuertes para definir al orador que lo sucedería en el micrófono. "Nuestro conductor político Néstor Kirchner", lo llamó. Para el final hizo una exhortación que no pasó inadvertida. Mucho menos para los intendentes de la primera fila. "Cuidemos la provincia, protejamos la provincia de Buenos Aires", demandó.

Comentá la nota