Leve repunte en la maquinaria rural

Subió la venta de sembradoras, pero demora la recuperación en tractores y cosechadoras
Un poco por el precio de la soja, otro tanto por la vuelta de las lluvias y por el lanzamiento de créditos oficiales atractivos, en el tercer trimestre del año se registró una mejora en la venta de maquinaria agrícola. El repunte se focalizó en sembradoras y pulverizadoras.

Según datos de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), en esos rubros las ventas se incrementaron entre un 15 y un 20% contra el tercer trimestre de 2008. Varias fábricas retomaron horas extras suspendidas y algunas no tienen disponibilidad de equipos hasta diciembre.

El envión coincide con la siembra en la pampa húmeda, en especial de soja. "El año pasado, en esta época, las ventas estaban planchadas", dijo Manuel Dorrego, de Cafma.

La tonelada de soja cotiza en 970 pesos; 30% más que en octubre de 2008. Varios fabricantes coincidieron en que los créditos del Banco Nación (con una tasa del 8% hasta agosto y ahora del 9%, ambas gracias a los subsidios oficiales ) ayudaron. Para algunos expertos, más que mejorar la economía del campo lo que ocurrió es que surgió este crédito. En Córdoba, además, se sumó un reintegro del 10% del gobierno provincial. "Se vende todo para soja", contó Rosana Negrini, de Agrometal. Esta fábrica, que durante todo el primer semestre sólo comercializó 70 sembradoras, saltó a 70 por mes desde agosto. En julio volvió a las horas extras. "Tenemos disponibilidad para diciembre", acotó.

En Metalfor, fábrica de pulverizadoras, Luis Dadomo comentó que pasó de vender 20 a 40 máquinas por mes y que su firma volvió a pagar horas extras después de un año y medio. Pese al repunte, cree que su venta total de 2009 va a estar un 40% por debajo de la de 2008.

Carlos Castellani, de la fábrica de sembradoras Apache y vicepresidente de Cafma, también advierte una mejora. "De 10 a 15 máquinas pasamos a 50 en agosto y ahora estamos en 25 por mes", indicó.

El repunte no se sintió en tractores y cosechadoras. Estos equipos son demandados por los contratistas, que terminaron en quebranto en la última campaña. "El mercado va a terminar con una caída del 50/60 por ciento", dijo Héctor Sendoya, presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de tractores (AFAT), donde están las grandes fábricas de tractores y cosechadoras. Sendoya aguarda una mejora para la cosecha.

Según Mario Bragachini, especialista del INTA, el mercado de todos los productos, nacionales e importados, ascendería en 2009 a US$ 1000 millones, contra US$ 1300 millones del año pasado.

Comentá la nota