Una leve mejoría

Desde que se suspendieron clases y se intensificaron medidas preventivas de aislamiento social en Rosario, "bajó notoriamente" el número de consultas en los efectores públicos, de acuerdo al balance que hicieron ayer sobre la situación de la gripe A en la ciudad el intendente Miguel Lifschitz y el equipo de Salud Pública municipal. Por caso, el último fin de semana la disminución fue del 40 por ciento.
Con el objetivo de evaluar la tarea que se desarrolla en el marco de la pandemia, Lifschitz presidió ayer una reunión en la sede de la Secretaría de Salud Pública, de la que participaron la subsecretaria de Salud, Karen Liljeshtrom, el secretario de Gobierno, Horacio Ghirardi, directores de hospitales y otros funcionarios de la cartera sanitaria.

En el marco del encuentro se destacó la importancia, en cuanto al control de la enfermedad, del aislamiento social y la suspensión de la actividad educativa, que estimaron debería mantenerse hasta fin del corriente mes de julio. Los funcionarios mencionaron que en promedio, las consultas en los distintos efectores municipales bajaron, en el último fin de semana, alrededor del 40 por ciento, pero no la necesidad de internación. Por ejemplo consignaron que en el Hospital Roque Sáenz Peña, de 500 consultas por día se pasó a entre 350 y 360.

De acuerdo a registros oficiales, durante la última semana en Atención Primaria de la Salud se atendieron 21.000 personas por cuadros febriles, aproximadamente un 50 por ciento más que lo habitual en ésta época del año, en la que aumentan las consultas por enfermedades típicas del período invernal.

Entre otros aspectos, se valoró positivamente lo relacionado con la entrega del medicamento para combatir la gripe A que, coordinado entre la Municipalidad y la provincia, se efectúa en las instalaciones de la ex Maternidad Martin para pacientes atendidos en el medio privado.

Igualmente, se resaltó que el esfuerzo está puesto por estas horas en el manejo de las camas críticas, especialmente en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela y en el Heca para garantizar la atención.

También se mencionó que emprendedores que se desempeñan en el marco de la Subsecretaría de Economía Solidaria están produciendo barbijos (ver aparte), y que de manera similar se está trabajando en el Heca, en la confección de sus propios barbijos. También se resaltó el trabajo de colaboración realizado por la GUM en este fin de semana.

Del encuentro participaron los directores de los hospitales Vilela, Stella Binelli; Heca, Néstor Marchetti, Juan Becerra, del Sies, y, entre otros funcionarios del área, Patricia Tobín, Leonardo Caruana, Néstor Galván, Angelina Barbarich, Miguel Caravaca y Analía Chumpitaz.

Comentá la nota