Con una leve mejoría, se mantiene el 70 % de la actividad maderera local

Lo estipuló el sindicato que nuclea a trabajadores del sector. Una productora de parquet y 5 carpinterías exhiben los principales coletazos de la crisis. En paritarias discuten un aumento de entre el 12 y el 15 %.
Al cachetazo de la crisis en la actividad maderera tandilense, profundizado desde fines de 2008, le siguió una "leve mejoría" experimentada en el último mes, flotando los niveles de actividad en un 70 %, indicaron fuentes cercanas al rubro.

El Sindicato de Obreros y Empleados Madereros de Tandil, de todos modos, mostró un "moderado optimismo" al auscultar los efectos negativos del cimbronazo internacional y nacional, por lo que, con viento a favor, el repunte se aguarda para los primeros meses del año entrante.

Así se manifestó Daniel López, secretario general de Soemt, al señalar que una pyme dedicada al rubro del parquet, junto a 5 carpinterías, conservan las dificultades más preocupantes, ya que están paralizadas o disminuyeron la carga horaria, y en consecuencia, los salarios a las plantillas.

Un caso que cobró notoriedad pública representa la firma "San Ramón", ubicada en Quintana y Del Valle. Allí las máquinas están detenidas desde hace más de 45 días, y los 14 operarios que componen el personal fueron suspendidos.

El gremio intervino en la negociación con la patronal, y mediante un acuerdo, se fijo un esquema porcentual y escalonado de pago de remuneraciones. Ante el reconocimiento de la caída estrepitosa en las ventas, "San Ramón" abonó el 60 % del sueldo durante el primer mes, el 50 % en el segundo mes, y el 40 en el tercer mes.

Paralelamente, los obreros de la empresa situada en Villa Italia están a punto de cobrar los Repro, subsidios del Gobierno Nacional para las firmas que acrediten situación de crisis. Con esos 600 pesos del fondo estatal, cada trabajador totalizaría un ingreso cercano a los 1.200 pesos.

"Se sabe que con 1.200 pesos es muy difícil subsistir y afrontar los gastos cotidianos, y entendemos que los subsidios son paliativos y no soluciones, lo ideal es que paguen el convenio colectivo de trabajo, pero en la actual realidad, eso no parece posible", admitió López en diálogo con LA VOZ.

A nadie escapan los aumentos de la canasta básica de alimentos, los incrementos en la luz y el gas, los alquileres y los medicamentos, gastos fijos que el operario debe sustentar con salarios recortados, aseguró a su turno el sindicalista.

Por su parte, las carpinterías que ajustaron la carga horaria, y trabajan el 50 % de las horas, están pagando la mitad del sueldo en blanco, más bonificaciones a manera de montos extra.

PARITARIAS

López se expresó con cautela al avizorar cambios positivos en el mediano plazo. "Las firmas están avanzando en contratos comerciales para localizar su stock y llegar así a cumplir con el pago de vacaciones y aguinaldo a fin de año", comentó.

Mientras tanto, el repunte relativo en la economía se daría a principios de 2010, "siempre y cuando medien condiciones políticas fundamentales para el país. Tanto el Gobierno nacional como el Parlamento deben garantizar políticas activas que apuesten a la producción", destacó el referente de Madereros.

Además, consideró fundamental el entrevistado "saldar cuanto antes el conflicto entre la Casa Rosada y el campo, porque esto afecta a la industria maderera y el contexto general".

Pese a todo, el sindicato negocia en paritarias la posibilidad de un próximo aumento salarial, que oscilaría entre "el 12 y el 15 %". No obstante, los propios dirigentes gremiales admiten que las patronales, ante la fuerte disminución de la comercialización, podrían tener inconvenientes para liquidarlos.

Por eso el gremio solidifica su "colaboración con el empresariado maderero", ya que "debemos sostener la continuidad laboral. La solución a la crisis siempre es el trabajo y la producción, y mantener la actividad hasta donde se pueda, pese a los condicionamientos externos", trazó López.

Por último, el gremialista tandilense reconoció la volatilidad del país en materia de estabilidad. "Hubo crecimiento económico durante 5 años y desde principios de 2008 se entró en una curva descendente", concluyó.

Comentá la nota