Leve caída en la producción de gas

Al comparar los volúmenes extraídos en los primeros ocho meses de este año con los del año 2007, se evidencia una merma del 1,30 por ciento. El gas es el elemento vital que tiene el Gobierno para cerrar el acuerdo con los chinos. El Estado persiste en que una resolución los habilita a cerrar el convenio y que la Legislatura debe debatir este punto.
Entre enero y agosto de este año, la producción de gas en la provincia fue por un volumen total de 2.609 millones de metros cúbicos, cifra por debajo de lo alcanzado en el mismo período del año pasado, cuando el total de la extracción de ese combustible superó los 2.643 millones de metros cúbicos.

Al comparar la producción de ambos años, se desprende que existe una leve caída del 1,30% en la producción de un elemento que resulta vital para la administración del ARI, que pretende cerrar un acuerdo con empresarios chinos garantizando un volumen de entrega durante 25 años, existiendo algunas dudas si las reservas que tiene la provincia permite cumplir con ese pacto.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Energía, en el primer trimestre hubo un promedio de producción de 281 millones de metros cúbicos. A partir de abril, se observa que la misma ha quedado en una suerte de meseta, con un promedio de 353 millones de metros cúbicos de gas. En agosto, hubo una caída del 0,9% respecto a julio; indican esos datos oficiales.

Las proyecciones sobre la extracción de gas que garanticen las empresas que explotan el recurso en la provincia, de manera de pagar las regalías «en especies» para que el Estado se las entregue a la empresa «Tierra del Fuego Energía y Química SA»; es uno de los puntos técnicos que analizan los legisladores en torno al convenio.

Otro aspecto, es el legal. Sobre esto último, el gobierno pretende que el eje de la discusión sea para definir si es Constitucional que la administración de la gobernadora Ríos haga uso de una resolución de Nación, por encima de leyes que están vigentes en la provincia y que reglamentan todo lo concerniente a ventas y remates de bienes que son propiedad del Estado (en este caso el gas).

Para el asesor legal y técnico, Eduardo Olivero y para el vicegobernador Manuel Raimbault, en este convenio con los chinos la Legislatura debe definir si el Ejecutivo «puede o no ejercer lo previsto por la resolución 232 de la Secretaría de Energía de la Nación, que habla de la contratación directa en relación a regalías».

Cambiar el eje

El gobierno quiere discutir «si es constitucional o no, según lo que diga la jurisprudencia, que la provincia pueda hacer uso de las facultades que tiene la resolución 232 de la Secretaría de Energía».

La contradicción que se evidencia en el ARI de cuando era oposición y ahora que le toca ser oficialismo, se reflejan en dos cuestiones:

-El total apartamiento a leyes que rigen en la provincia, que no han sido derogadas y que deben respetarse para la venta o remates de bienes que son del Estado, en este caso concreto, el gas, un recurso natural.

-La total indiferencia a los organismos de control, que ya fueron consultados y que emitieron opinión desfavorable a seguir avanzando con el convenio tal como está concebido, sin antes llamar a una licitación pública, nacional e internacional.

Persiste el Gobierno en que una resolución habilita a cerrar el convenio con los chinos.

Comentá la nota