Se levantó anoche la protesta de los pescadores artesanales

En asamblea, los manifestantes dispusieron retirarse de la zona aledaña al canal principal de la ría, a la espera de una reunión que se anuncia para la semana próxima con el ministro provincial de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó.
Los pescadores artesanales decidieron anoche dejar sin efecto la protesta que llevaban a cabo desde el martes en la ría local y que había paralizado la actividad en el puerto de Ingeniero White.

El próximo jueves vendría a la ciudad el ministro bonaerense de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, para intentar acercar posiciones con los manifestantes, quienes argumentan que la ictiofauna para la captura aparece muy afectada como consecuencia de las tareas de dragado y del impacto que produce el complejo industrial.

Extraoficialmente se supo que Monzó anunciaría que está muy avanzada la posibilidad para que los pescadores whitenses puedan desarrollar sus labores en la zona de Riacho Azul, frente al distrito de Villarino, donde el recurso sería más abundante.

Además, el funcionario traería otras propuestas para intentar conformar a los trabajadores del mar y evitar así un nuevo capítulo en el conflicto, que ya había tenido un punto álgido a lo largo de diez días entre fines de enero y comienzos de febrero.

Aquella vez se logró pacificar el reclamo con la entrega de un subsidio, por parte del gobierno provincial, de 640 mil pesos.

Tras esos sucesos, en números aproximados, el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca perdió unos 300 mil dólares por día y cinco millones de pesos el complejo portuario en general. El presidente del organismo, Jorge Otharán, advirtió que si bien las consecuencias económicas se calculan en cifras, la pérdida de imagen "es un intangible que no podemos cuantificar".

El comunicado dado a conocer anoche por el citado consorcio, suscripto por Otharán, confirmó que "en el marco de las negociaciones que se vienen suscitando entre la comunidad portuaria y la Cámara de Pescadores Artesanales, éstos últimos resolvieron levantar las medidas de protesta que venían llevando a cabo, a fin de facilitar el avance del diálogo en un contexto libre de conflictos".

Por otra parte, también se conoció en las últimas horas de ayer que la intersindical portuaria Interpomar, que mantenía paradas todas las demás actividades, firmó la conciliación obligatoria en la delegación local del Ministerio de Trabajo.

Ese frente gremial reúne a estibadores, marítimos, capataces, recibidores de granos, apuntadores, serenos de buques, ferroportuarios y camioneros.

Desde el martes, los pescadores permanecían a un costado del canal principal y, aparentemente, estaban dispuestos a impedir la navegación de buques comerciales. Sin embargo, la cámara que los agrupa negó tal afirmación.

Lo concreto fue que hasta el levantamiento de la protesta había varios barcos demorados, tanto para el ingreso como para el egreso de la terminal portuaria.

Para la Justicia, no estaba cortado

En horas de la tarde de ayer, el fiscal federal Nicolás De la Cruz había dicho que, sin un corte efectivo de la navegación, la Justicia Federal no puede actuar, porque los pescadores artesanales, con las lanchas ubicadas sobre los veriles del canal principal, sólo se manifestaban.

"Ellos realizan una protesta. No cortan la ría. Aparentemente, lo que sucede es que el puerto estaría paralizado porque los barcos no quieren salir, debido a que los pescadores están en un costado. Mientras no haya un corte efectivo, no podemos actuar, porque no tenemos competencia para hacerlo".

El fiscal agregó que, técnicamente, los buques podían salir.

"No hay provisión de Prefectura ni ningún inconveniente. Por el momento, la ría no está cortada. La acción penal nace a partir de la existencia de un delito y no es delito estar parados allí. Es una protesta, no una amenaza", indicó De la Cruz.

También señaló que, en lo concerniente a navegar sin permisos, las tareas de prevención o la seguridad son cuestiones que debe resolver la Prefectura.

"Si los barcos salen o no, es extraño a lo que es la acción penal. Ningún fiscal o juez va a actuar para prevenir, porque no estamos para eso. Para prevenir está la Prefectura. De hecho, es la que dice quién puede salir y quién no", subrayó.

Para De la Cruz, una amenaza sería si los pescadores anticiparan que agredirán a quien navegue por la ría. De todas maneras, aclaró que el hecho descripto no sería de orden federal, como tampoco lo es la extorsión, como, por ejemplo, que "se pida dinero so pena de cortar la ría", completó.

El fiscal De la Cruz tiene a su cargo la denuncia que radicaron los cuatro agentes de la Prefectura que resultaron lesionados en un enfrentamiento con los pescadores que se produjo el martes pasado, cuando comenzó la manifestación.

"Cuando me denuncien un delito de carácter federal, por supuesto que vamos a actuar, como lo hicimos en la anterior oportunidad, en la que los pescadores sí cortaron la ría", anticipó el fiscal.

Permisionarios y concesionarios

Las empresas socias de la Cámara de Permisionarios y Concesionarios recibieron con alivio la noticia del levantamiento de la protesta.

De acuerdo con sus proyecciones, en caso de haber continuado la medida de los pescadores, las consecuencias podrían haberse convertido en graves, pudiendo provocar pérdidas de producción, de exportaciones y de mercados que fueron muy difíciles de conseguir.

Las firmas integrantes de la cámara son Toepfer, Bahía Petróleo, Cargill, Compañía Mega, Louis Dreyfus, Oleaginosa Moreno, Patagonia Norte, Dow Argentina, Potasio Río Colorado, Profertil, Petrobras, Puerto Frío, Solvay Indupa, Terminal Bahía Blanca y TGS.

"La interrupción del acceso de barcos a las terminales marítimas, debido a los cortes en la ría, implica impactos negativos diversos y pérdidas de alta gravedad para la imagen portuaria y la economía del puerto, de la región, de la Provincia y de la Nación", se expresó, en un comunicado.

Mencionaron que de repetirse y prolongarse la situación, se podría generar, a nivel nacional, el desabastecimiento de gas natural, gas licuado y energía eléctrica. También el incumplimiento de contratos internacionales, con el descrédito que ello apareja; el desvío de barcos a otros puertos sin posibilidad de recuperar la carga, la detención de las unidades productivas, etcétera.

"Frente a la reiteración de los cortes y posterior paralización de todas las actividades, es imprescindible que intervenga el Estado para asegurar el estado de derecho y el cumplimiento de leyes, así como de los contenidos básicos establecidos en nuestra Constitución Nacional. Con ello se deberá asegurar la libre navegabilidad en la ría así como la protección de la integridad física de las personas que laboran y transitan en el ámbito portuario y la preservación de bienes privados y públicos que se encuentran en dicha área", se indicó.

En este sentido, la cámara apoya las gestiones que el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca viene realizando ante organismos del Estado a fin de resolver la presente situación.

Profertil

La industria de urea granulada Profertil había anunciado que se iba a ver obligada a detener su planta de producción si en las próximas horas no se daban las condiciones para que ingrese a su muelle un buque que tiene que cargar 27 mil de toneladas de fertilizante.

Así lo expresó el gerente de Relaciones Institucionales de la firma, Jorge Hernández, quien comentó que el riesgo era de perder un millón de pesos por día.

En otra sede. En las últimas horas, la administración del Consorcio de Gestión, ubicada en proximidades del ex muelle Nacional de Ingeniero White, debió ser evacuada, puesto que se recibieron amenazas de incendio. Las tareas rutinarias se cumplieron ayer, provisoriamente, en oficinas cedidas por la Bolsa de Cereales.

Comentá la nota