Levantaron el paro petrolero

Después de tres días de paro, Petroquímica Comodoro Rivadavia volvió a trabajar normalmente ayer. El acuerdo llegó luego de una extensa e intensa reunión con los sindicatos y con la empresa Serpa. Cuando el cónclave avanzaba hacia un acuerdo llegó la notificación de la conciliación obligatoria. Ante esto, habrían decidido rubricar la conformidad con las autoridades de la subsecretaría de Trabajo el 22 de este mes, cuando se encuentren.
La medida había comenzado a partir del despido de once operarios de la empresa Serpa. La patronal justificó la medida porque PCR cesó el contrato de sus servicios, luego de mantener los mismos valores durante tres años.

Héctor García, uno de los propietarios de Serpa, dijo a este diario que es necesario que el gobierno actúe rápido para dar garantías contractuales y jurídicas para que PCR pueda invertir y haya estabilidad laboral. "Si eso no sucede va a ver cientos de cesanteados en 2010", vaticinó.

La reunión se produjo a primera hora de la mañana y se prolongó casi hasta el mediodía. Finalmente, tanto los gremios -sindicato de Petroleros Privados de La Pampa y Bahía Blanca, Uocra y Camioneros- como la empresa Serpa, salieron satisfechos ante el compromiso de palabra que permitió que se de marcha atrás con los once despidos.

García, quien el martes había dicho que la situación no tenía retorno, aseguró que PCR continuará requiriendo sus servicios, mientras que los gremialistas dijeron que se había logrado el objetivo de que las once personas cesanteadas fueran reincorporadas.

Notificación.

Todos coincidieron en señalar que cuando la reunión promediaba y se encaminaba a un principio de acuerdo, llegó la notificación de la conciliación obligatoria convocando a las partes a reunirse en la subsecretaría de Trabajo. También mencionaron que el acuerdo logrado ayer no se firmó, dado que al estar obligados a reunirse el martes, era preferible firmarlo en ese momento ante las autoridades provinciales.

García, en diálogo con este diario, dijo que también el "gobierno debe garantizar seguridad contractual y jurídica" para que PCR pueda invertir y así evitar que haya un conflicto más profundo. "Insisto en la urgencia que esto merece, porque de lo contrario vamos a estar hablando de cientos de despidos en lugar de once como fue ahora", vaticinó.

En la víspera, una vez que las partes comenzaban a encontrar coincidencias, se permitió que se avisara al personal para que se reiniciaran las tareas que estaban paralizadas desde el martes. Cerca del mediodía la actividad laboral era totalmente normal en Medanitos.

Comentá la nota