Levantaron el embargo de las reservas pero piden datos para el canje

El juez Griesa permitió el uso de la cuenta del Central en la Reserva Federal. Euforia en el Gobierno.
Una de cal y otra de arena. Mientras el Gobierno celebraba ayer el levantamiento del embargo de las reservas dispuesto por el juez Thomas Griesa y auguraba que el canje de deuda se concretaría en semanas, recibió un pedido de precisiones por parte de la comisión de valores de los EE.UU., la SEC, respecto de la veracidad de las estadísticas oficiales, que ensombreció la jornada.

Habida cuenta de la disputa política en torno de las reservas, el Fondo del Bicentenario y la continuidad de Martín Redrado en el BCRA, la noticia de la liberación del embargo fue disputada por el ministro de Economía, Amado Boudou, y su ex amigo el titular del Central. Y por consiguiente, el Gobierno la amplificó para mostrar no sólo un éxito sino incluso una situación de "todo bajo control".

En ese contexto, la respuesta de la Securities and Exchange Comission (SEC) al prospecto del canje de deuda ensombreció la jornada.

"Son papeles que estábamos esperando, es un trámite de rutina y ahora debemos contestar", dijeron en el Palacio de Hacienda, en un intento por minimizar la exigencia del organismo que regula los mercados en los EE.UU. "Es un trámite rutinario", enfatizaron.

Que avance el trámite oficial ante la SEC es crucial porque se requiere su visto bueno para que el Gobierno pueda lanzar la oferta de canje de títulos por US$ 20.000 millones en manos de los holdouts, algo que el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, el jueves pasado esperaba que se concretara a fin de este mes o comienzos de febrero. Más aún, con el canje, el Gobierno espera obtener fondos frescos por unos US$ 1.000 millones y colocar deuda en los mercados internacionales de crédito a una tasa de un dígito, algo crucial en un año sin superávit fiscal primario.

Como parte de las formalidades asociadas al canje, a fines de octubre de 2009 el Gobierno había presentado el formulario 18-K, un informe que detallaba las condiciones económicas, políticas y sociales del país. Allí el Gobierno admitía que "desde el último trimestre de 2006 el INDEC ha sufrido significativos cambios de personal y controversias".

El Gobierno incluso informaba a la SEC que "algunos empleados del INDEC y analistas han objetado los datos de la inflación (y otros datos económicos afectados por las cifras de inflación, como la pobreza y las estimaciones del PBI) publicados por el INDEC". E incluso mencionaba que "analistas privados y fuentes no gubernamentales publican estimaciones de inflación y otros datos estadísticos que difieren significativamente de los publicados por el INDEC".

Si bien en la presentación oficial se aclaraba que "el Gobierno utiliza y confía en las estadísticas del INDEC, incluyendo los datos de inflación" y que "en 2009, el Gobierno creó un consejo de representantes de distintas universidades públicas para analizar la aplicación y la precisión de la metodología del INDEC para estimar el IPC", se reconocía algo que, hasta entonces, sólo era admitido en privado.

Respuestas. Tratando de mostrar optimismo, Boudou dijo ayer que "el canje de deuda ha dado un nuevo paso muy importante", ya que la SEC devolvió el trámite iniciado por el Gobierno con "sus comentarios".

"La semana que viene vamos a trabajar sobre esos comentarios, para, sobre el viernes que viene, estar enviando nuevamente a la SEC y seguir trabajando como venimos para que el canje se haga normalmente", sostuvo el ministro.

Las primeras versiones mencionaban que la SEC había rechazado la presentación de la Argentina para el canje con los holdouts por las cuestionadas estadísticas oficiales y la falta de información sobre el Fondo del Bicentenario.

"Lo más probable es que la SEC haya pedido aclaraciones adicionales e información sobre el tema del INDEC, que fue uno de los factores de riesgo reconocidos por la Argentina en la presentación y que generó algo de repercusión política a nivel local en diciembre", precisó a PERFIL una fuente de Wall Street que pidió reserva de identidad.

"Como la documentación inicial fue enviada antes del anuncio del Fondo del Bicentenario, también es natural que la SEC haya solicitado información adicional sobre esto. Sin embargo, pedir aclaraciones e información adicional está lejos de ser un rechazo", explicó la fuente.

Con respecto a la celeridad del Ministerio de Economía para responder a la SEC, en Wall Street se da por sentado que el pedido de documentación adicional demorará "unos días" porque el Gobierno está concentrado en otras preocupaciones políticas y se caracteriza por ser poco expeditivo.

"Tendremos que esperar un poco más para ver ‘el cajón abierto’ y, por lo tanto, el canje se demorará un poco más", ironizó.

Comentá la nota