Levantaron el corte de ruta en Caleta

Infoglaciar - La intimación formulada por el fiscal federal Norberto Bellver, que incluía el inminente uso de la fuerza pública representada por Gendarmería Nacional, hizo que los dos grupos piqueteros que bloqueaban la ruta 3 en el acceso norte a esta ciudad decidieran abandonar ayer el sitio en forma escalonada
Las obreras de la empresa de remediación ambiental Lavras SA se retiraron a eso de las 17, en tanto que los dirigentes de varios gremios municipales que habían llegado a Caleta Olivia a mediados de esta semana con ese firme objetivo, depusieron su actitud dos horas más tarde.

Fue el comisario Raúl Pintos, jefe de la Comisaría Cuarta, quien junto a otros oficiales se encargó de darles lectura de la férrea disposición judicial. Su misión era la de "disuadir" mediante el diálogo a los manifestantes, ya que la policía no iba a reprimir, pero al mismo tiempo les advirtió que tropas de Gendarmería estaban listas para actuar en un sitio cercano, no precisado.

Las mujeres obreras, pese a algunos minutos de reticencia, fueron las primeras en levantar el campamento, en tanto que los dirigentes municipales que provenían de Los Antiguos, Puerto Santa Cruz y Puerto Deseado, para sumarse al gremio de jerárquicos de Caleta Olivia, buscaron una salida más elegante para retirarse de la ruta.

Es que también habían sido citados en la delegación local de la Subsecretaría de Trabajo para acordar reuniones con el gobierno provincial para discutir sus reclamos salariales, aunque en rigor fue el temor a los gendarmes lo que les hizo irse de la ruta.

Lo cierto es que este doble piquete de tres días volvió a generar el repudio de miles de personas que deben desplazarse por la principal vía troncal de la Patagonia y que además ya estaban hastiadas de bloqueos anteriores protagonizados por otros grupos de desocupados desde principios del mes de junio.

De hecho, quedó evidenciado que estos reclamos tuvieron connotaciones políticas en razón de las proximidades de las elecciones legislativas nacionales, como manera de presionar a las autoridades municipales y provinciales, sin que a los protagonistas les importaran las pérdidas económicas causadas a empresas particulares, ni el tiempo perdido de otros trabajadores y la atención de casos de emergencia por razones de viaje, estudio o salud.

Comentá la nota