Levantarían la toma si se los pide Campo

Sequía: pretenden que el vicegobernador les dé la certeza de que el Concejo Deliberante va a sesionar para aprobar la ayuda para que puedan afrontar la sequía.
“Si el vicegobernador nos dice que hay un compromiso de solucionar nuestro problema, nos vamos. Si no, no”, afirmó Llantén.

Los puesteros de 25 de Mayo, que desde hace 20 días mantienen la toma del Concejo Deliberante de esa localidad, advirtieron que sólo se irán si hay un pedido expreso del vicegobernador Luis Campo. Reclaman la sanción de una ordenanza para distribuir $ 300.000 de las regalías en ayuda para la sequía. Uno de los referentes de los puesteros, Hugo Llantén, advirtió que no se van a ir del edificio sino consiguen algo.

“No nos vamos a ir de acá sin tener la certeza de que van a sancionar la ordenanza que nos permita liberar esa ayuda. Porque ya estamos cerca de cumplir un mes acá sin soluciones”, afirmó.

A pesar de esta advertencia, Llantén dijo que “si el vicegobernador nos dice que hay un compromiso de solucionar nuestro problema, nos vamos. Si no, no. De mismo modo que hemos dicho y repetimos que, si ellos sesionan y hacen esa ordenanza que esperamos, automáticamente nos vamos”.

El Concejo Deliberante no sesiona desde hace dos meses por las diferencias que mantienen cinco ediles con el polémico intendente David Bravo. Si bien ya están dadas las condiciones para que el Legislativo sea intervenido, los concejales aceptaron que el vicegobernador Campo oficie de “mediador” para lograr destrabar el conflicto.

Llantén explicó que “nosotros no vinimos a tomar el Concejo. Vinimos a dialogar con los concejales para explicarles que el intendente había dispuesto dar una ayuda de $ 300.000 para comprar pasto y alimento balanceado que nos ayude a paliar esta crisis por la sequía ya que se nos están muriendo animales todos los días. Y es necesario una ordenanza porque es plata de regalías petroleras que no se pueden utilizar para esto si no hay una norma que indique la excepción. Ellos se mantuvieron en que no iban a sesionar y tomamos el Concejo”.

Llantén es puestero y es un hombre cercano al intendente Bravo. Dijo que la ayuda para los puesteros será de $ 600.000.

Los crianceros aseguran que su situación es crítica y que, aunque el clima volviera a la normalidad, les llevaría al menos tres años recomponer los campos. El Gobierno Provincial prometió aportar fardos y alimento balanceado pero sólo llegó el pasto. “Sólo para que no se mueran, deben comer 4 kilos de pasto diario. Es decir que un fardo alcanza para cinco vacas por día, y la mayoría tenemos entre 200 y 600 cabezas. Cada fardo cuesta $ 20. Venderlas significa entregarlas por $ 150”, comentaron.

Comentá la nota