Levantan anticipadamente la restricción a los boliches bailables

El gobierno les permitió abrir anoche, una semana antes de lo previsto. El intendente se lo comunicó a los empresarios durante una reunión reservada. No se dispusieron controles especiales.
El gobierno municipal decidió anoche levantar la restricción que pesaba sobre los locales de diversión nocturna y que les impedía abrir sus puertas como medida de prevención ante la epidemia de gripe A.

La decisión fue anunciada por el propio intendente Humberto Zúccaro y buena parte de su gabinete a los empresarios de la noche durante una reunión reservada mantenida cerca de las 20 de ayer en el palacio municipal. Poco después, los boliches volvieron a abrir sus puertas.

La restricción se levantó una semana antes del plazo estipulado originalmente en quince días, por lo que la medida sólo mantuvo a los boliches vacíos durante un fin de semana.

Así, la emergencia sanitaria aún vigente a causa de la epidemia sólo mantiene cerrados los peloteros y salones de fiestas infantiles.

Consultado por El Diario, el secretario de Gobierno municipal, Ricardo Male, admitió anoche que se acordó que los locales de diversión nocturna volvieran a abrir sus puertas.

Según el funcionario, la decisión no se trató en rigor del levantamiento de una prohibición ya "que el cierre de los locales había sido voluntario". Ese era el carácter con el que se había presentado en público la medida de la semana pasada. Aunque, en privado, los empresarios admitían que el cierre de sus locales era obligatorio y de hecho varios tenían pensado pedir una apertura anticipada.

Male señaló, además, que ni la Nación ni la Provincia -principales responsables de controlar la pandemia- tomaron medidas similares y que el levantamiento de la prohibición se da a partir de la curva descendente que comenzó a registrar la estadística de contagios en las últimas horas.

Puertas cerradas

El encuentro entre los empresarios y el gobierno duró apenas unos minutos. Fueron suficientes para que el propio intendente les transmitiera un mensaje claro: el permiso para abrir sus locales con normalidad con la condición de no generar ruido político durante las próximas dos semanas, cuando el jefe comunal se vaya de vacaciones y deje el Municipio en manos del interino Marcelo Castillo.

Castillo también compartió anoche la mesa del diálogo, junto al secretario de Salud, Jorge Del Río; el subsecretario del área, Gustavo Niotti; la directora de la Agencia de Vigilancia Epidemiológica, Nélida Valentini; el secretario de Hacienda, Daniel Ondarza y el propio Male. No todos los funcionarios se mostraron de acuerdo con la medida adoptada.

Apenas salieron del palacio municipal, los empresarios comenzaron a publicitar la noticia a través de las redes sociales de internet, principalmente de Facebook, para avisar a sus clientes habituales que se habían acabado las prohibiciones.

De hecho, los dueños de los boliches salieron de la reunión con una sola restricción especial: la prohibición de hablar con la prensa.

Comentá la nota